Mikel Arriola, enemigo de la transparencia

Escrito por  Esthela Damián Peralta Mar 28, 2018

Hace unos días, el candidato del PRI a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, Mikel Arriola Peñalosa, interpuso una denuncia ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) contra la abanderada del PRD, Alejandra Barrales, por el supuesto delito de evasión fiscal de 31.7 millones de pesos del Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Acusó a Barrales de tener, además de un apartamento en Miami, Florida, valuado en un millón de dólares, una lujosa casa con 512 metros cuadrados de construcción en Lomas de Chapultepec, una de las zonas más exclusivas de la capital del país. En total, sus bienes inmuebles suman un valor comercial de 73.5 millones de pesos.

El aspirante priísta indicó que su contrincante del partido del sol azteca declaró 35 millones de pesos de valor de los tres inmuebles, pero los subvalúa: el de las Lomas, 70 por ciento, porque dice que cuesta 13 millones de pesos cuando cuesta 41.5 millones de pesos. El de Acapulco, dice que tiene un valor de 8 millones, cuando cuesta 12, y el de Miami, dice que cuesta 14 millones de pesos, cuando cuesta 20.

Sostuvo que la ex dirigente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD) incrementó su patrimonio 3 mil por ciento durante los últimos seis años.

Alejandra Barrales declaró en su 3de3 pública poseer un apartamento de 200 metros cuadrados de construcción en Acapulco, con un valor –de acuerdo a escritura pública– de 8 millones 132 mil pesos, también subvaluado por la candidata.

Una copia digitalizada del historial ante el Registro Público de la Propiedad de la casa en Sierra Jiutepec número 125, Lomas de Chapultepec, muestra que la propiedad le fue vendida a Barrales Magdaleno en octubre de 2014 en 13 millones 300 mil pesos, de los cuales la candidata cubrió con un crédito hipotecario 4 millones 999 mil 470 pesos.

El formato de la declaración 3de3 del Imco pide el valor del bien inmueble conforme a la escritura pública, rubro en el que Barrales Magdaleno contestó: 13 millones 300 mil pesos, tal como dice el documento del Registro Público de la Propiedad.

A los ataques de Mikel Arriola, la candidata del PRD se limitó a decir que las acusaciones tienen que ver con una estrategia para llamar la atención de alguien que va a lo último en las encuestas y adelantó que revisará y actualizará su 3de3, pues la última data de 2015.

En el caso de Mikel Arriola Peñalosa, candidato del PRI a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, informó en su última declaración patrimonial, la que hizo como director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que no posee bienes inmuebles; que tiene casi 5 millones en el banco y el título de un vehículo marca Audi 2004 que compró en 2006 de contado, por 200 mil pesos, pero que ahora vale 20 mil.

Aunque el candidato afirma que quiere encabezar esa lucha contra la corrupción, no hizo su declaración 3de3, patrimonial, fiscal y de intereses, en el portal de la iniciativa ciudadana del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco). Y de 2002 a 2015 suscribió no estar de acuerdo en hacer públicos sus datos patrimoniales.

Cuando acudió a la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Cometidos por Servidores Públicos para interponer una denuncia de hechos contra Alejandra Barrales Magdaleno por enriquecimiento ilícito y defraudación fiscal, afirmó que durante toda su vida como servidor público ha vivido de su sueldo y ha sido sujeto de auditorías.

En su declaración patrimonial publicada en el portal Declaranet de servidores públicos, declaró que compró muebles y electrodomésticos, pero no dice cuánto le costaron, ni la fecha. Antes, sin embargo, prefirió no transparentar su patrimonio. Durante 12 años estuvo en desacuerdo en que fuera público.

Reveló que tiene una cuenta bancaria con 4 millones 820 mil 669 pesos y un seguro de separación individualizado por 9 millones 140 mil 78 pesos, y que no tiene adeudos.

Además, omitió los datos patrimoniales de su cónyuge, dependientes económicos u otros.

Mikel está casado con Jimena Galindo Díaz, hija de Heriberto Galindo Quiñones, quien es consejero político en el equipo de campaña de José Antonio Meade, candidato de la coalición Todos por México a la Presidencia de la República.

En realidad, quien ha llamado la atención en los últimos días por acusar a Barrales de ser poco transparente con sus bienes tampoco abre los suyos en su totalidad. Los de su esposa son un misterio, y los de él estuvieron ocultos durante 12 años.

Eduardo Bohórquez, director de Transparencia Mexicana, precisó que la información recabada en la plataforma 3de3 corresponde a la información previa que subieron los candidatos en sus antiguos puestos, pues las declaraciones actualizadas se podrán subir de manera voluntaria a partir del 1 de abril, cuando empiecen las campañas electorales.

Mikel Arriola y José Antonio Meade podrían haber hecho su declaración voluntaria en la plataforma cuando fueron funcionarios públicos, pero no lo hicieron.

Mauricio Merino Huerta, experto en transparencia y rendición de cuentas del Centro de Investigación y Docencia Económicas (Cide), explicó que la declaración patrimonial de Mikel Arriola podría estar completa sólo si dice la verdad.

De acuerdo con el análisis de las declaraciones a lo largo de su trayectoria política, Ricardo Anaya Cortés, de la coalición Por México al Frente, es el más acaudalado. Le sigue la independiente Margarita Zavala Gómez del Campo, y quien aparece con menor fortuna es Andrés Manuel López Obrador, de la alianza Juntos Haremos Historia, mientras que José Antonio Meade Kuribreña se encuentra en un punto medio. n