Elecciones y guerra sucia

Escrito por  Raúl Sendic García Estrada Nov 13, 2020

Inició el proceso electoral en Guerrero y desde antes también dio comienzo la guerra sucia, la propaganda oscura y la irracionalidad de la guerra política, particularmente contra Félix Salgado Macedonio, aspirante a gobernar el estado y puntero en todas las encuestas.

La guerra sucia, la propaganda negra, es la expresión infame de la lucha política en la actualidad partidista y electoral, que puede ser organizada o inyectada, aplicada y difundida por aspirantes del mismo partido a gobernar Guerrero.

La lucha electoral que debiera de ser de ideología y de propuestas se ha convertido en una guerra de propaganda negra y oscura, detrás de la cual se esconden mentes perversas que desde el anonimato le sirven a quienes pretenden obtener el poder a toda costa, golpear al aspirante mejor posicionado y posicionarse por las buenas o por las malas frente a sus adversarios.

Desde antes de iniciar el proceso electoral se ha tratado de llevar la batalla por el poder más allá del voto de las urnas, ubicarla en una guerra en los medios digitales y en los medios de comunicación tradicional.

La mercadotecnia política se ha transformado utilizando la guerra sucia, la propaganda negra y oscura que se desarrolla particularmente desde el anonimato, pero también desde algunos medios de comunicación, que desarrollan acciones autoritarias de descrédito que tratan de golpear mediáticamente a quien puntea en todas las encuestas, propaganda que está dirigida a sectores de la población con menos escolaridad, menos preparación y cultura, que pretende aniquilar al adversario, aún con base en montajes, rumores, chismes y trascendidos, con el único objetivo de golpear la preferencia electoral por un oponente político mediante el linchamiento, campañas que ya se orquestaron y organizaron en el año 2006 contra el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Estos instrumentos siniestros buscan llevar al elector a la irrealidad mediante estrategias tecnológicas, económicas, políticas ilegales. Estas campañas tienen su origen en las propagandas nazis, en el fascismo, que hoy se fabrican y se emplean como un elemento para modificar la opinión pública desde la acción propagandística.

La propaganda oscura es generada por compañías especializadas en estos temas, dirigida a sectores o capas de la población, utilizando para esto los valores y los antivalores. El elemento clave de la guerra sucia son las filtraciones, los trascendidos, como parte de los artefactos propagandísticos que se auxilian del anonimato, el poder invisible y el rumor que es el combustible de las propagandas negras, en las que se basa el explosivo propagandístico.

En Guerrero inició el proceso electoral y la guerra sucia. Claro, ésta va dirigida contra quien encabeza las encuestas, en este caso Félix Salgado Macedonio.

A escasos días de que se defina el candidato de Morena a la gubernatura de Guerrero ya se observa la desesperación y el deseo desmedido de posicionarse de quienes no destacan políticamente.

Hay un aspirante que se niega a reconocer que la intención del voto y los números no le favorecen, las estrategias de desprestigio y difamación contra Félix Salgado Macedonio se incrementarán; es lo más natural en mentes perversas. n