El nuevo Pie de la Cuesta

Escrito por  Ginés Sánchez Ago 18, 2020

Décadas tardaron las obras de renovación de la carretera Acapulco a Pie de la Cuesta, pero al fin se terminó la obra; hoy ir y regresar no supone los embotellamientos y riesgos de antaño; al contrario: sorprende la rapidez, y a la par la seguridad del camino.

Justicia, sin duda, para los cientos de miles de habitantes de todas las colonias de la hermosa zona poniente del puerto. Pero faltaba algo, si bien la carretera no suponía ya ningún inconveniente: a la zona turística (dividida entre Acapulco y Coyuca de Benítez) no se le había aún hecho total justicia, hasta que llegó la presente administración estatal, encabezada por el gobernador Héctor Astudillo Flores; la Comisión de Infraestructura Carretera y Aeroportuaria del Estado de Guerrero (Cicaeg), cuyo titular es Javier Taja Ramírez, ha invertido más de 200 millones de pesos en obras como la ampliación del bulevar que va desde la base aérea militar a la Barra de Coyuca, casi 17 kilómetros de lo que ya hace lucir a ese paradisiaco sitio como uno difícil de creer por su impactante metamorfosis renovadora.

El bulevar en cuestión pasó de ser una vereda de dos estrechos carriles a una avenida amplia, de cuatro carriles, de casi 20 kilómetros de longitud, con ciclopista, banquetas de calidad y seguras para el peatón local y el visitante foráneo, alumbrado público de tecnología LED y un camellón central con la plantación de más de 3 mil palmeras. Además, cómodas bancas y espacios de recreo y práctica de deportes, sin dejar de incluir zonas para juegos infantiles.

La modernización de Pie de la Cuesta no es sólo pensando en el turista. Obvio, el impacto en el empleo se dio desde el inicio de las obras (más de 10 mil empleos directos), y todos los que la iniciativa privada ya está dando, tanto en la mejora y ampliación de los hoteles, clubes y restaurantes, como en la contratación de más fuerza de trabajo para el servicio eficiente y amable a los turistas. Pero, como se menciona, también se incluyó la construcción de un puente, que beneficiará, por muchos años, a ocho comunidades del municipio de Coyuca, se veían afectadas en tiempo de lluvias.

En fin, el desarrollo local y el de infraestructura turística en la zona ya es palpable al que acuda a esa parte de Guerrero; los negocios se están ampliando, los terrenos han multiplicado su valor. Y todo lo anterior es una muestra de que, en Guerrero, cuando se quiere, sí se puede hacer las cosas bien, incluso en grado de excelencia. n