Nueva legislación sobre calidad

Escrito por  Eduardo López Betancourt Jul 27, 2020

El pasado 1º de julio se publicó en el Diario Oficial de la Federación un nuevo ordenamiento, que abroga el anterior marco de la Ley Federal sobre Metrología y Normalización. Se trata de la Ley de Infraestructura de la Calidad, que tiene por objeto, según se establece en su artículo 1º, fijar y desarrollar las bases de la política industrial en el ámbito del Sistema Nacional de Infraestructura de la Calidad, a través de las actividades de normalización, estandarización, acreditación, Evaluación de la Conformidad y metrología, promoviendo el desarrollo económico y la calidad en la producción de bienes y servicios. Todo esto, con el fin de ampliar la capacidad productiva y el mejoramiento continuo en las cadenas de valor, fomentar el comercio internacional y proteger los objetivos legítimos de interés público.

Se trata de un marco jurídico sumamente especializado, que sienta nuevas bases para la materia. Respecto a la denominada “infraestructura de la calidad”, esta queda definida en la propia ley como el conjunto de iniciativas, procesos, instituciones, autoridades normalizadoras, organizaciones, actividades y personas que interactúan entre sí. Incluye una política nacional de calidad, un marco regulatorio, así como a todos los sectores interesados, y tiene como finalidad proporcionar resultados que garanticen los objetivos legítimos de interés público e impulsen el desarrollo y reactivación económica del país.

La legislación organiza a las autoridades en el marco de un “Sistema Nacional de Infraestructura de la Calidad”, que queda identificado como aquel que coordina a los distintos niveles de gobierno, incluyendo en sus respectivos ámbitos de competencia, a las Autoridades Normalizadoras, al Centro Nacional de Metrología, a los Institutos Designados de Metrología, a las Entidades de Acreditación, a los Organismos de Evaluación de la Conformidad, a los Organismos Nacionales de Estandarización y a los sujetos facultados para estandarizar, a través de regulaciones, estrategias y principios para que la política nacional en materia de normalización, estandarización, Evaluación de la Conformidad y metrología, que fomente la calidad y el desarrollo económico.

Este nuevo Sistema, según se establece en el artículo 5, ha de sustentarse en principios generales, como son la planeación, transparencia, integridad, certidumbre, eficiencia, agilidad, máxima publicidad, mejores prácticas internacionales, calidad, coherencia, sostenibilidad, trazabilidad de las mediciones, e inclusión.

Estos principios habrán de orientar ahora el régimen de las Normas Oficiales Mexicanas. Estas son, según se definen en la propia ley, la regulación técnica de observancia obligatoria expedida por las Autoridades Normalizadoras competentes cuyo fin esencial es el fomento de la calidad para el desarrollo económico y la protección de los objetivos legítimos de interés público. Esto se da mediante el establecimiento de reglas, denominación, especificaciones o características aplicables a un bien, producto, proceso o servicio, así como aquéllas relativas a terminología, marcado o etiquetado y de información. Las Normas Oficiales Mexicanas se considerarán como Reglamentos Técnicos o Medidas Sanitarias o Fitosanitarias, según encuadren en las definiciones correspondientes previstas en los tratados internacionales de los que el Estado mexicano es parte. n