Políticas públicas

Escrito por  Raúl Sendic García Estrada Jul 24, 2020

El análisis moderno de las políticas públicas se encuentra en la noción de que la sociedad debe mejorar las “técnicas” para conducir un sistema capitalista con el fin de hacerlo “más eficiente” mediante la “gestión inteligente”.

La nueva solución liberal para manejar la relación entre los intereses públicos y los privados a través del Estado era menos fácil de defender a la luz de las fallas de las políticas públicas en numerosas áreas.

Se cuestionaron dos ideas de lo “público”: La motivación de burócratas y profesionales en el servicio público en relación con el interés “público”, y la relación entre las esferas de lo público (qua Estado) y lo privado (qua mercado).

La “nueva derecha  (antiguos liberales)  había definido gran parte de la agenda en torno a este debate y afirmaron que la relación entre lo público y lo privado se definía mejor mediante el mercado y la libre elección, y no con el Estado actuando en función del “interés público”.

En las décadas de 1980 y 1990, el argumento de que la frontera entre las esferas pública y privada debía quedar en manos del mercado, constituyó el marco dominante para la teoría y la práctica de las políticas públicas.

El “nuevo” liberalismo a la “nueva derecha” en políticas públicas adquiere matices mucho más claros ante el auge del enfoque de la gestión del sector “publico” y la desaparición del enfoque de la “administración pública”.

Diversos textos clave aportan los antecedentes para el nuevo enfoque acerca de la función del Estado como entidad que se ocupa de los problemas e intereses públicos, afirmándose que el progreso yacía en el camino que conducía al reconocimiento de las entidades semiautónomas dentro del Estado, cuyo único criterio de acción en su propio ámbito es el bien público y de cuyas deliberaciones se excluyen los motivos de las ventajas privadas.

La principal tarea, era distinguir aquellos servicios que son técnicamente sociales, de aquellos que son técnicamente individuales. El gobierno no debía ocuparse de asuntos que los individuos ya podían atender, sino de aquellos aspectos sociales y económicos que no pueden ser “técnicamente” resueltos por los individuos.

El análisis moderno de las políticas públicas se encuentra en la noción de que la sociedad debe mejorar las técnicas para conducir un sistema capitalista con el fin de hacerlo más eficiente mediante la gestión inteligente.

También se sostenía que los experimentos podían conducir al descubrimiento de dichas técnicas novedosas, pero también se creía que ese descubrimiento debía ser resultado del “pensamiento” o la “elucidación de nuestros sentimientos”,  un “cándido análisis de nuestro fuero interno en relación con los hechos externos”.

¿Cuáles son las diferencias entre el sector público y el sector privado?

En las características de “lucro” del sector público y el sector “no lucrativo”, como las escuelas, las universidades, las organizaciones filantrópicas, los hospitales, etc., lleva a señalar la siguiente distinción: “En las organizaciones no lucrativas, las decisiones de la administración están diseñadas para proporcionar los mejores servicios posibles con los recursos disponibles, y su éxito se mide básicamente a partir del servicio que brindan y cómo lo hacer llegar a la gente. Así, los sectores “no lucrativos” se miden más por criterios de bienestar social que por ganancias financieras.

Sin embargo, la distinción entre las organizaciones públicas y privadas, así como entre las lucrativas y no lucrativas, ha cambiado considerablemente debido a las reformas de los sectores público/no lucrativo con el fin de hacerlas más parecidas a las de los sectores privado/lucrativo.

En el sector privado hay una relación directa entre el éxito comercial y la norma del servicio al cliente.

La posición del sector público es más complicada y, en muchos casos, notoriamente distinta. En general las razones que subyacen al suministro del servicio, la naturaleza de dicho servicio y la forma en la que se presta no están definidas por el mercado.

En tales circunstancias, el equilibrio entre las expectativas del público y el nivel del servicio que será proporcionado se decide sobre la base de criterios políticos a partir  de prioridades económicas y sociales.

De lo anterior, los servidores públicos tienen la responsabilidad profesional de desempeñarse de manera acorde a los más altos estándares de servicio que sea posible, dentro del contexto de los recursos de que disponen: ése debe ser el objetivo de todo servidor público. n