Envilecimiento en medios

Escrito por  Ginés Sánchez Jun 02, 2020

Desde portales digitales de noticias, en apariencia bien estructurados, cómo uno que se hace llamar Reporte Índigo, hasta los llamados medios no nativos en la red de redes (Internet) y de otrora larga tradición y prestigio, como por ejemplo, en fechas recientes ha destacado, Reforma, han apuntado sus baterías basados en cada día más vulgares mentiras, noticias falsas, fake news, pues. Desde encabezados intencionalmente engañosos cómo aquel de “La 4T quitará las pensiones”, “AMLO pretende desaparecer el INE, “Compra medicinas piratas en China”, y una serie interminable, y ya cotidiana de barbaridades publicadas, que se han multiplicado en cuánto a su calidad ínfima y cantidad, que si bien son desmentidas, tardan unas horas a veces, pero hasta cuántos días en otras, algunos más de una semana, pero mientras, pasan de boca en boca entre la gente, que en no pocas ocasiones es asustada ante tales trascendidos de prensa apócrifos.

Parece que la moralmente derrotada oposición, y algunos medios dolidos por el corte en el suministro de interminables recursos públicos a sus arcas, están dispuestos a hacer correr todo tipo de rumores, con el fin de socavar al primer gobierno de la Cuarta Transformación, y en esto el mismo gobierno se ha empezado a ver menos rápido que ellos, según estos entes, han encontrado el talón de Aquiles del presidente López Obrador, aunque sinceramente no lo es sino de una forma muy limitada; no se puede ganar demasiado a base de mentiras o medias verdades publicadas como hechos veraces, pero en fin, el mismo Andrés Manuel sostiene que ellos trabajan ciñéndose al esquema de “la calumnia, cuando no mancha, tizna”, y si vamos sumando todas las bajezas publicadas, esto puede ser, en suma, muy peligroso para el proceso de cambio, ya en firme y decidida marcha.

Ya existen algunas iniciativas, que van más o menos en el mismo sentido en Internet, pero no hay que olvidar, que en el pasado proceso electoral federal de 2018, el mecanismo “@Verificado2018” fue de enorme utilidad para los ciudadanos y potenciales electores; el replicar un sencillo ejercicio como ese, vía redes sociales y la oficina de Comunicación Social del gobierno federal, sería de gran utilidad para todos, ya que no se puede utilizar tiempo valioso de las conferencias de prensa mañaneras en desmentir tantos despropósitos, sino en responder de forma proactiva a lo que la presente administración ya realiza.

No, no se trata de una acción tipo la de aquel vocero/traductor de Vicente Fox, cuando presidente, que se dedicaba exclusivamente a enmendar a diario la plana del jefe del Ejecutivo, que cotidianamente cometía y vociferaba tonterías, que después necesitaban de este señor, de apellido Aguilar, para tratar de explicarle a la gente que, en resumidas cuentas, su presidente era todo, menos brillante. “Lo que Chente quiso decir”, se popularizó esta frase en un programa cómico de la televisión nacional y entre la gente, y eso que no se sometía Fox al escrutinio de las conferencias de prensa diarias, ni a entrevistas espontáneas o banqueteras, sino que se ceñía exclusivamente a un guión, y aún así, no atinaba a dejar de proferir problemas para el ya citado Rubén Aguilar.

En fin, menos olvidarnos que, en ese tiempo, el Internet era aún incipiente a comparación con estos presentes días, y de las redes sociales no existía ni un atisbo de lo que más tarde se convertirían. Ojalá se utilicen estas, cómo una herramienta eficaz para frenar y dejar sin efecto, en la mayor medida posible, a toda la basura que circula en los medios y en las redes sociales, que en verdad, están causando más daño de lo que se piensa, así el ciudadano mexicano haya ganado mucho en pocos años en los que a cultura política se refiere.

Urge pues un mecanismo para ayudar a desmentir, en tiempo real y en la mayor medida de lo posible, todos estos envenenados trascendidos, cuándo no falsos, exagerados, y que sólo aportan veneno, confusión y encono, y cómo ya lo dije antes, hasta cierto temor en ocasiones, al debate sobre la cosa pública en México. n