Un indicador relevante es la marginación, ya que en el estado de Guerrero se registra a 2 mil 10 de marginación más alta de México; el 19.6 por ciento ocupa viviendas sin drenajes ni sanitarios; 4.4 reside en viviendas sin energía eléctrica; 29.8 no tiene agua entubada; 52.2 ocupa viviendas en condiciones de hacinamiento; 19.6 habita en viviendas con piso de tierra; 49.7 viven en localidades con menos de 5 mil habitantes y 54.9 de la población ocupada gana hasta dos salarios mínimos, en los datos de Conapo 2010.

La percepción de inseguridad e incidencia delictiva, se valúa en los índices delictivos de Acapulco que están por encima del promedio nacional. Registra a 2 mil 15 una tasa de homicidios dolosos de 89, una incidencia delictiva del fuero común de mil 640 y de 192 en robo común con violencia, todos por cada 100 mil habitantes.

Percepción de delincuencia: 49.1 por ciento de la población de los polígonos en cuestión han sido víctimas de algún delito, por la edad la más aceptada es de 30 a 59 años, con 54.8 y la población joven de 18 a 29 años en 40.5. Por vínculos, con el entrevistado, los más afectados son los amigos 55.7 y familiares 44.2.

La violencia y la convivencia escolar en cuanto a la percepción de los jóvenes respecto del ambiente escolar en Acapulco, la inasistencia escolar es la más alta en el nivel medio superior, con un 50.2%, seguido del nivel secundaria con un 12.3%. En los polígonos seleccionados, la percepción de jóvenes en el ambiente escolar de la educación media superior es que hay pandillas y venta de drogas en el interior de la escuela; respecto al acoso escolar, entre los indicadores, el municipio de Acapulco registra un comportamiento equivalente a los promedios de referencia, con excepción de la violencia a través de burlas, sobrenombres, rumores o mentiras, que es superior en dos puntos perceptuales al promedio nacional.

La información de los polígonos en selección muestran un nivel más alto de violencia a través de burlas y apodos con 36%; el consumo de alcohol alcanza 22.4%; y el maltrato de maestros a estudiantes 8.6%

Los factores económicos están asociados a las condiciones económicas de la población como la condición laboral, el ingreso y la disponibilidad de las fuentes de empleo de calidad; la premisa aquí seguida, es que condiciones laborales  desfavorables aumentan la propensión al riesgo de verse involucrado en situaciones de violencia.

No hemos permitido que los hechos violentos avancen, sostiene Daniel Meza


El alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, reiteró que ante la situación de inseguridad que prevalece en el municipio, cada orden de gobierno debe seguir trabajando en lo que le compete en materia de seguridad.

En declaraciones luego del desfile cívico militar en conmemoración del 2007 aniversario de la Independencia de México, el edil lamentó que se sigan dando hechos violentos en plena zona turística del puerto.

El presidente municipal sostuvo que las autoridades tienen que seguir con los esfuerzos para mermar la situación de violencia e inseguridad del municipio.

“Por supuesto que lo que tenemos que hacer es seguir redoblando esfuerzos, hacer que todo este esfuerzo institucional y conjunto que estamos haciendo las fuerzas armadas, las fuerzas policiacas, los ciudadanos organizados, tengamos hoy que seguir dando la batalla para poder mermar las causas que generan la violencia y sobre todo generar seguridad y paz social a la gente”, dijo.

Al preguntarle cómo se podría garantizar la seguridad de los ciudadanos, reiteró que trabajando diariamente cada gobierno en lo que le compete.

El trabajo tiene alcance descriptivo, porque indaga los factores de riesgo, de violencia, con el fin de ubicar su nivel de propensión a generar violencia sin un propósito explicativo, lo cual compromete a un estudio de mayor profundidad, en este trabajo que presentara el doctor Gabino Solano Ramírez, se ensaya una modalidad de combinar los factores de riesgo, de violencia, que ofrece la literatura aplicada al caso Acapulco.

Los factores de riesgo que se indagan en este diagnóstico se dividen en individuales, familiares, escolares, sociales, comunitarios, de inseguridad y actividades delictivas, reconociendo que en esta clasificación no se considera de manera suficiente los factores económicos, como tampoco los culturales y de salud.

Los factores de riesgo individuales deben tomarse en cuenta el embarazo adolescente, el consumo de drogas ilegales, en los factores familiares se toman en cuenta los ambientes y el entorno familiar, las manifestaciones de violencia física y emocional de padres e hijos, los escolares que refieren a un ambiente escolar problemático a la deserción escolar y a la violencia dentro de la convivencia escolar.

Entre los factores económicos está el ambiente laboral, la percepción de ambiente y condiciones laborales.

En el ensayo los factores de la violencia urbana, en el caso de Acapulco, el doctor Gabino Solano Ramírez, analiza los orígenes de la violencia en el puerto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) define la violencia como el uso intencional de la fuerza o el poder físico de hecho, o como amenaza, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastorno del desarrollo o privaciones.

La OMS reconoce la complejidad y multidimensionalidad de los factores que originan este fenómeno complejo, generado por factores macro estructurales, coyunturales, sociales (culturales e individuales) que ocurre entre individuos y grupos de contexto, espacios temporales específicos. Tani Adams (2002) afirma que la violencia es provocada y reproducida por un conjunto de factores profundamente arraigados, que van desde la socialización de género y la dinámica familiar hasta la formación del estado y la globalización. La OMS señala que la violencia es el resultado de factores individuales, relacionales, sociales, culturales y ambientales, mientras que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), la violencia es un ejercicio de poder que no es innata al ser humano como consecuencia de una serie de factores que desencadenan comportamientos violentos, por tanto, la violencia es evitable y puede ser combatida, atendiendo los factores que la favorecen.

Al pensar en la violencia nos remitimos al análisis de múltiples factores o procesos sociales que la originan, por lo que el doctor Solano Ramírez, propone reconstruir analíticamente el alcance de estos procesos en la generación de la violencia, desde una dimensión espacial, los factores pueden tener su origen en el nivel macro, como son la globalización, la pobreza o el tráfico de drogas, o ubicarse en un nivel micro, definidos a ciertos grupos y territorios concretos, con una perspectiva de proximidad del riesgo, puede citarse con la mayor o menor probabilidad de producir violencia.

Archivo

« Abril 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30