Actúan varias culturas en esta tradición, dicen los pioneros


Ometepec, 24 de octubre. La Danza del Tigre que se lleva año con año en la comunidad amuzga de Cochoapa, del municipio de Ometepec, es una tradición que va en aumento en cuanto a las asistencia se refiere, y cada vez, el 24 de octubre, la comunidad es visitada por habitantes de comunidades de los diferentes municipios de la región de Costa Chica, “se debe a la originalidad de la danza”, dijo Mauricio García Santiago, quien lleva 30 años personificando a María Catarina o ‘la vieja’, como es conocida la esposa de Manuel Peña: el viejo (otro personaje de la danza).

Mauricio recuerda cómo hace 30 años, los únicos que se interesaban en ver la Danza del Tigre eran los propios pobladores; sin embargo, a través del tiempo se han ido acercando habitantes de otra comunidades y, ahora, la danza logra juntar a cientos de varios municipios de la región, hace que los que están fuera de su pueblo regresen en esta fecha para observar las travesuras de “el tigre, el perro, el viejo y la vieja”, que empieza el 22 y culmina el 24, “cada vez llega más gente de fuera, porque damos lo mejor de nosotros en la danza”, afirmó.

Explicó que el origen de la danza que se tiene en la comunidad es que, hace cientos de años, un tigre se acercaba a la población y empezaba a comerse las gallinas, marranos y todo animal doméstico comestible; sin embargo, algunos pobladores que se alebrestaban eran calmados por otros, quienes decían que era normal, porque el pueblo estaba en el bosque; pero lo intolerable llegó cuando el felino devoró a dos niños, y fue cuando los habitantes se organizaron. Dijo que Manuel Peña (el viejo en la danza) era el que se ofreció matar al animal junto con su perro Aza-bache, también le ayudaría su esposa, María Catarina (la vieja), “la batalla representa las veces que se reunieron para planear la muerte del tigre, y finalmente lo matan y distribuyen la carne y todo lo servible de su cuerpo, como el cuero”, contó.

Tecpan, 19 de agosto. Desde que tenía ocho años, a Gael Agapito Rumbo Reséndiz, le atra-jo participar en las danzas tradicionales que se bailan durante la fiesta en honor a San Bartolomé Apóstol en Tecpan el 23 y 24 de agosto de cada año. Desde entonces, se involucró en varios grupos de danzantes hasta que, en la actualidad, el adolescente de 14 años es quien interpreta el personaje de El Viejo en la Danza de Toro del barrio de La Capilla, que es la sede de la fiesta patronal.

A los ocho años, tuvo su primera participación dentro de la Danza de Los Panaderos y de ahí, ha participado en otras como la Danza del Tigre y la Danza de La Pluma, y desde hace dos años, recibió la oportunidad de ser El Viejo en la Danza del Toro de parte de los que promueven la tradición en el barrio de La Capilla, donde vive actualmente.

En entrevista, el danzante contó que un factor importante que hizo que su atracción hacia las danzas naciera desde pequeño, es que su padre, Agapito Rumbo, es un entusiasta promotor de la fiesta patronal, en la que participa constantemente ya sea dentro de los comités organi-zadores o como integrante de alguna de las siete danzas tradicionales de la celebración. “Desde que era niño, mi papá me compraba toritos de petate, máscaras y me llevaba a La Capilla a ver las danzas, por eso es que nació mi atracción y gusto por participar en todas esas cosas relacionadas con la fiesta religiosa”, puntualizó.

La fiesta de San Bartolomé Apóstol se celebra en Tecpan el 23 de agosto con la realización de la Topa del Toro y el 24 la fiesta patronal.

Archivo

« Julio 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31