Evodio Velázquez: el próximo alcalde tiene que saber montarle bien al toro Foto: Raúl Aguirre

Evodio Velázquez: el próximo alcalde tiene que saber montarle bien al toro

Escrito por  Abby Perezcano Nov 30, 2017

Gobernar Acapulco es una gran responsabilidad que requiere aguantar reparos todos los días, dice

Pide el edil a aspirantes esperar los tiempos electorales para poder dialogar de temas políticos


El alcalde Evodio Velázquez Aguirre señaló que el próximo presidente municipal de Acapulco tendrá que “montarle bien al toro”, pues dijo que es una gran responsabilidad.

En declaraciones a reporteros, dijo que respeta a todos los aspirantes a la alcaldía porteña, entre ellos el diputado federal perredista David Jiménez Rumbo.

“Mi respeto para todos, son amigos del alcalde, yo espero que les vaya bien en el proceso cuando se aperture. Por supuesto que es un gran reto, primero el tema de la disputa electoral y luego el ser alcalde”.

“Ser alcalde es una gran responsabilidad y quien venga a ser el sucesor del presidente Evodio Velázquez tendrá que ser un sucesor que sepa que tiene que ‘montarle bien al toro’ y aguantarle estos reparos que son todos los días”, expuso.

Al preguntarle si ha hablado con Jiménez Rumbo sobre su aspiración, respondió que tanto ha hablado con él, como con el síndico Ilich Lozano y el empresario Napoleón Astudillo, “con muchos que han venido a solicitar un diálogo con el alcalde, y no solamente con mi partido, con todos los que quieran”.

Sobre si Jiménez Rumbo le ha pedido su apoyo, respondió que para eso debe esperar los tiempos electorales, y reiteró que está dispuesto a dialogar con quien sea, siempre y cuando sea sobre la administración municipal, “pero los temas políticos esperará los tiempos que marque la ley”.

Por otra parte, el alcalde reconoció que el espacio del Fuerte de San Diego fue insuficiente para toda la gente que asistió al concierto de Lila Downs y destacó que a pesar de la gran asistencia, se registró saldo blanco.

Dijo que algunas personas empezaron a llegar desde las 4 de la tarde, y la entrada al recinto era a las 8 de la noche, lo que generó la molestia de los asistentes.

Negó que se hayan apartado lugares de las primeras filas para funcionarios; afirmó que esos asientos fueron ocupados conforme fue llegando la gente, y algunas sillas fueron reservadas para personas con discapacidad o adultos mayores.

Justificó que el Fuerte de San Diego tiene ciertas restricciones por ser un patrimonio cultural, por lo que la logística no dependió totalmente del municipio y se tiene que respetar la cantidad de personas que pueden ingresar.

Agregó que para las personas que no alcancen a entrar al Fuerte de San Diego se colocó una pantalla gigante afuera del recinto.

“No pueden decir que (el concierto) empezó tarde, no pueden decir que falló un tema logístico; más bien lo que tenemos que decirle a la población es que tengamos paciencia porque el lugar no tiene la capacidad suficiente”, recalcó.