Ejército no ha dado ninguna explicación de su irrupción en la Coprera, acusa dirigente

Escrito por  Roberto Ramírez Bravo Nov 27, 2017

Lamenta Eloy Cisneros que se le utilice para intimidar a una organización político social

La embestida de las autoridades podría ser un intento por inhibir el apoyo a López Obrador, señala


El coordinador del Frente Progresista Guerrerense, Eloy Cisneros Guillén, expresó que el Ejército no ha dado ninguna explicación de por qué en octubre sus elementos irrumpieron en la sede de la Coprera, apoyando a un civil que se presentó sin ninguna orden judicial a reclamar ese inmueble donde sesionan las organizaciones sociales que han expresado su apoyo a la candidatura del dirigente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador. 

Lamentó que mientras las muertes violentas están a la orden del día, se utilice al Ejército para intimidar a una organización político social, en lugar de combatir a la delincuencia. 

Por otra parte, dijo que aunque el fiscal Xavier Olea Peláez reconoció que los ministeriales que irrumpieron en el mismo inmueble en noviembre, lo hicieron sin ninguna orden judicial y fueron pagados por un civil, hasta el momento no les ha informado si ya fueron destituidos los agentes que incurrieron en una actuación ilegal. 

En entrevista, Cisneros Guillén señaló que en ambos casos interpusieron denuncias ante la agencia del Ministerio Público, pero aunque ha habido el compromiso del Fiscal General, Xavier Olea, hasta el momento no se conoce ningún resultado. 

El pasado 13 de octubre, militares llegaron en varios vehículos al edificio de la Coprera, en Ejido y Calle 6, sometieron al vigilante, al cual le quitaron las llaves de las oficinas que utiliza el FPG y colocaron candados en una bodega. 

Los soldados acompañaban a un individuo que dijo ser hijo de Renato Ursúa Ballanis, uno de los fundadores de la organización a mediados del siglo pasado, quien aseguraba ser dueño del edificio. 

Después, el 7 de noviembre, policías ministeriales de Costa Azul repitieron la acción, y esta vez no pudieron ingresar al edificio porque lo encontraron cerrado y solo colocaron un segundo candado sobre la puerta principal y sellos de clausura. 

Cisneros Guillén señaló que el inmueble fue objeto de litigio durante años, pero el juicio se ganó para que lo administrara el dirigente de la Unión de Productores de Copra, Jorge Luis Salas Pérez, y dicha sentencia fue ratificada en segunda instancia, por lo que no hay ningún proceso abierto en la actualidad. 

Señaló que sin embargo hay indicios de que el fondo de esta embestida por parte de las autoridades podría formar parte de un intento por inhibir la participación ciudadana en favor de López Obrador.