Trabajadores en paro laboral de la minera Media Luna, en Cocula, se introdujeron a las instalaciones para desalojar a la Gendarmería Nacional y a empleados de confianza. Trabajadores en paro laboral de la minera Media Luna, en Cocula, se introdujeron a las instalaciones para desalojar a la Gendarmería Nacional y a empleados de confianza. Foto: Raymundo Ruiz Avilés

Desalojan mineros a PF y personal de confianza de la mina en Cocula

Escrito por  Raymundo Ruiz Avilés Nov 18, 2017

Vecinos de comunidades colocan retén y apoyan a trabajadores en paro laboral

Acusan a la empresa de negarse al diálogo y negociación con inconformes con sindicato de la CTM

No se registran enfrentamientos ni agresiones al hacer la petición de evacuar las instalaciones


Cocula, 17 de noviembre. Trabajadores en paro laboral de la minera Media Luna, junto con pobladores de cuatro comunidades, ingresaron a la empresa esta mañana, para desalojar a la Policía Federal de la Gendarmería Nacional y a personal de confianza que la misma extractora trajo de otros estados de México, para suplir a los mineros que están en movimiento.

Alrededor de las 10 de la mañana, los pobladores de Atzcala, colocaron un retén en el camino a fin de evitar el ingreso de personal de confianza a la minera, y detener los vehículos en la entrada de la comunidad de Real del Limón. Sin embargo, molestos por lo que ha sucedido en los últimos días, en cuanto a que la empresa se ha negado a mantener un diálogo y negociación con los opositores al sindicato de la CTM, al que desconocieron de ser su gremio, decidieron reunirse fuera de las instalaciones de la mina y accionar el plan.

Determinaron hacer el desalojo de personal de confianza. Unas 400 personas entre mineros en paro laboral y también de los cuatro pueblos, donde está asentada la minera ingresaron por la puerta 3 y de ahí comenzaron a pedir al personal evacuar las instalaciones.

Así como se acercaron al grupo de la Gendarmería Nacional que desde el lunes ingresó a las instalaciones de Media Luna para poder resguardar la empresa. Hubo momentos de tensión, sobre todo con los policías federales, quienes no reaccionaron y solo accedieron a la petición sin mayor problema.

Varios grupos fueron a caminar por 7 kilómetros, en busca de personal administrativo y también de obreros de confianza.

Por la mañana, cuando se instaló un retén, hubo movimientos aéreos, con un helicóptero que sobrevoló la mina y aterrizó. Para los paristas la acción la calificaron de ingreso de personal de otros estados para trabajar en la mina y suplir a los mineros inconformes, por eso decidieron ir y parar las actividades mineras por completo.

También le pidieron la salida de varios de los guardias de seguridad privada. Acudieron a los campamentos para vigilar que nadie quedara dentro de la mina. Pidieron que los camiones fueran colocados fuera de la entrada de la mina.

La acción duró poco más de una hora, entre el caminar y la petición de la evacuación de las instalaciones, sin ningún enfrentamiento ni agresiones fisicas.

El delegado del sindicato nacional minero en Guerrero, Indalecio Pérez Morones, destacó que la Gendarmería Nacional regresó a la base de la mina, junto con personal de seguridad privada, quienes serán los que resguardarán el equipo minero, pero en caso de que haya malas intenciones, los policías serán los responsables.