Concesiones mineras afectan los núcleos forestales: ONG Foto: El Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS)

Concesiones mineras afectan los núcleos forestales: ONG

Escrito por  Hercilia Castro Nov 16, 2017

Es una amenaza para comunidades, dice


Zihuatanejo, 15 de noviembre. El Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS) alertó que las concesiones mineras que hay en el país, están afectando el 42 por ciento de los núcleos agrarios que tienen área forestal. 

En el informe, el Consejo Civil hizo un análisis espacial de las concesiones y asignaciones mineras vigentes a diciembre de 2015, donde evidencia la creciente amenaza que la actividad minera representa para las comunidades y ejidos forestales, sus medios de vida y sus territorios. 

“Las concesiones mineras han crecido considerablemente sobre áreas forestales de uso común, áreas de aprovechamiento maderable, áreas naturales protegidas y áreas que reciben pago por servicios ambientales, lo que coloca a las comunidades en una posición de vulnerabilidad”, señala la organización. 

El Consejo explica que en el país hay 64.5 millones de hectáreas de bosques y selvas de las cuales el 22.56 por ciento está concesionado o asignado para el desarrollo de actividades mineras, “Si bien las concesiones mineras no necesariamente implican un proyecto minero en producción, el acto de autoridad de otorgar una concesión sobre un territorio atenta en sí mismo contra los derechos de los legítimos propietarios de la tierra y genera una enorme incertidumbre, impactando las estrategias de manejo y uso por parte de la población local”. 

Señala que los estados con mayor superficie forestal concesionada son Jalisco, Chihuahua, Durango, Sonora y Sinaloa, alcanzando en conjunto 8.4 millones de hectáreas. 

En los casos de Jalisco, Sonora y Sinaloa la superficie concesionada representa más de 40% de la superficie forestal de cada estado. 

La organización señala que, no obstante, en las regiones forestales los derechos de las comunidades están siendo violentados pues los proyectos extractivistas avanzan y se les niega el derecho a otorgar o no su consentimiento libre, previo e informado sobre los mismos.