La incursión del Ejército y ministeriales en la Coprera, plan de guerra sucia, denuncian Foto: Raúl Aguirre

La incursión del Ejército y ministeriales en la Coprera, plan de guerra sucia, denuncian

Escrito por  Roberto Ramírez Bravo Nov 15, 2017

Hay intención de generar mayor temor en las fuerzas democráticas: Camilo Valenzuela

Llama el luchador social a la sociedad civil del estado a expresar su repudio a estas acciones


La incursión del Ejército primero, y luego de policías ministeriales en el edificio de La Coprera, donde sesionan las organizaciones del Frente Progresista Guerrerense forman parte de “un plan contrainsurgente de ir acelerando la guerra sucia, y profundizar el componente político en el baño de sangre que vive Guerrero”, afirmó el ex presidente del Consejo Nacional del Partido de la Revolución Democrático y líder nacional de la Red de Izquierda Revolucionaria –Movimiento de Liberación Nacional (Redir-MLN), Camilo Valenzuela Fierro. 

El luchador social afirmó que “este proceso de creciente barbarie y el escalamiento de la guerra sucia de asesinar luchadores sociales y usar abiertamente a los cuerpos policiacos federales y estatales, habla de que hay una intención de generar mayor temor, mayor represión hacia las fuerzas democráticas que tratamos de sacar adelante el rumbo del país”, afirmó en entrevista telefónica. 

Camilo Valenzuela estuvo presente en Acapulco el día en que se constituyó el Frente Progresista Guerrerense en el auditorio de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Guerrero, donde varias organizaciones sociales definieron dar la lucha por la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador. 

Relató que desde que se enteró del allanamiento, primero de los militares, con el pretexto de que acompañaban a un descendiente de uno de los que fundó la Coprera, “vi que no es algo que se pueda creer de que el Ejército ande de policía auxiliar apoyando a alguien que tiene un supuesto derecho”. 

Por tanto, dijo, el allanamiento del edificio donde sesionan las organizaciones “fue una orden política que pasó por altos mandos del Ejército, es una acción de corte contrainsurgente de seguir alentando la guerra sucia que se inició con el asesinato de Digna Ochoa y que ha llegado hasta Ayotzinapa, y que no se puede realizar sin la aquiescencia de los militares”. 

Valenzuela Fierro consideró que “es extremadamente grave” que haya ocurrido esa acción militar, pero “que se haya repetido la acción después de las denuncias, y de los compromisos de las autoridades, habla de que la voluntad de las fuerzas federales y locales es de ir escalando la guerra sucia” en Guerrero. 

Asimismo, llamó a la sociedad civil en general a expresar su repudio a estas acciones y que surja “un gran frente en defensa de la vida, de los derechos humanos, si no, esto va a seguir cobrando enormes costos humanos y destruyendo los espacios que ha conquistado la sociedad”.