Depredación

Escrito por  Nov 12, 2017

Según el diccionario, uno de sus significados: abuso económico que consiste en malversar bienes públicos o imponer a alguien cargas, tributos o sanciones económicas injustas, empobreciendo a la población.

Aunque el llamado El Buen Fin es un evento comercial que se realiza cada año en México, durante un fin de semana del mes de noviembre, consiste en la presunta promoción de productos y servicios por diversas empresas con el fin de fomentar el comercio.

Para lograr ese objetivo hacen uso de ofertas, descuentos o rebajas sobre el precio y créditos a meses sin intereses, aunque se ha llegado a comprobar que, días antes, les suben el precio a las mercancías para, después, aparentar que se le está rebajando.

Para que la población aproveche las dizque ofertas de El Buen Fin, el gobierno federal adelante el aguinaldo a los burócratas para que tengan dinero para gastar, aunque para las fiestas navideñas se la pasen tronándose los dedos, porque para esas fechas ya no tienen dinero.

El año pasado, una amiga me contaba a fines de noviembre que estaba contenta y triste, al mismo tiempo. Contenta porque le habían pagado su aguinaldo y, triste, porque ya se lo había gastado en El Buen Fin y ya no tendría dinero para diciembre. No creo que ella haya sido la única persona en esta situación. Conozco a decenas más.

La primera edición de El Buen Fin fue llevada a cabo del 18 al 21 de noviembre de 2011, y por lo novedoso de las promociones, la gente se volcó a las tiendas a, literalmente, arrebatarse las mercancías de las manos, gastando inconscientemente dinero que no se tenía ni pensando que las tarjetas de crédito hay que pagarlas, aunque sean a meses sin intereses.

La idea surgió con el propósito de reactivar la economía con la cooperación de los sectores privado y público, para que el consumidor tenga acceso a productos y servicios a precios bajos y con promociones generalizadas, así como reducir el nivel de desempleo antes del cierre de año.

A pesar de lo anterior, El Buen Fin ha propiciado una disminución importante en las ventas registradas en el mes de diciembre en comparación a años anteriores de su primera edición. Desde el punto de vista de algunos empresarios, esto significa que no siempre se generan las ganancias esperadas como resultado de la realización de dicho evento.

El Buen Fin está inspirado en el denominado viernes negro estadunidense, y desde su primera edición se estipuló que habría de realizarse cada año antes de la citada festividad de EE.UU., y de la temporada navideña, para que la gente no fuera a comprar al extranjero lo que aquí se le ofrecía.

Una de las principales diferencias entre ambos eventos comerciales recae en que El Buen Fin dura cuatro días, mientras que el viernes negro solo uno. Asimismo, el evento mexicano tiene como objetivo la satisfacción de necesidades de consumo de la población, mientras que el estadounidense está orientado a las compras navideñas.

En la edición de 2013 se implantó un sorteo o lotería fiscal gestionado por la Secretaría de Hacienda específicamente para este evento, donde participaron los ciudadanos que hayan pagado con su tarjeta bancaria cualquier producto o servicio con promoción del Buen Fin. La primera edición del sorteo fiscal sucedió el 2 de diciembre de 2013, y se repartió un monto de 250 millones de pesos entre un total de 75 mil clientes a los cuales se les reembolsó la totalidad de su ticket de compra por hasta 10 mil de pesos. Desde entonces, cada año se realiza esta lotería fiscal.

No obstante, de acuerdo con estudios realizados por investigadores de instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México, este programa representa más bien una campaña publicitaria para incrementar la venta de las empresas participantes a costa del endeudamiento de los asalariados.

En sus análisis, los investigadores detallaron que 75 por ciento de las ofertas promocionadas en El Buen Fin no constituyen disminuciones en los precios de los productos, sino más bien una forma más adecuada de pago a crédito sin intereses. El porcentaje restante abarcaría rebajas de entre 5 y 20 por ciento en los precios. Algunos analistas coinciden que existe un riesgo de sobreendeudamiento en la población en su afán por aprovechar las ofertas, así como también de abusos por parte de las empresas al ofertar productos con precios inflados.

La Profeco hace cuatro recomendaciones para no endeudarse demasiado con El Buen Fin 2017.

La primera recomendación es definir qué compras son realmente necesarias.

Le segunda, es realizar un consumo responsable. Así que será mejor que haya control con los tarjetazos.

La tercera sugerencia es revisar las garantías y verificar que los provedores las sellen para que sean válidas.

La cuarta, más que una recomendación, es una verdadera advertencia para todos: ojo con las promociones 2×1 y 3×2, porque, aunque el costo unitario es menor, a veces puede convertirse en un desembolso mayor, dice la Profeco.

El Buen Fin 2017 arrancará a las 00:00 horas del 17 de noviembre próximo y concluirá hasta el día 20.

Así que a gastar en forma responsable. n