Violencia inagotable

Escrito por  Nov 07, 2017

Mientras el gobierno se toma con calma la creación del Pacto por la Seguridad, la violencia sigue golpeando a la población; por citar un ejemplo, este domingo en la periferia de Chilapa fueron halladas ocho bolsas negras de plástico que contenían los miembros de siete cuerpos.

Fue el hecho de mayor impacto mediático, mas no fue el único suceso sangriento, pues hubo sendos ejecutados en Acapulco, Atoyac y La Unión.

Ante la ola sangrienta, el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, alzó de nueva cuenta la voz, ahora para exigir al gobierno, e incluso al crimen organizado, detener los asesinatos en Chilapa.

El prelado demandó a las fuerzas de seguridad custodiar las escuelas para que se reanuden las clases, suspendidas desde hace varias semanas, e insistió en pedir al crimen organizado una tregua, al mismo tiempo que diálogo.

En Chilapa y municipios circunvecinos, desde hace casi cuatro años, dos grupos delictivos se disputan el control de la región, y han dejado un saldo de más de 400 asesinatos y más de 140 desapariciones, según el colectivo de familiares de desaparecidos Siempre Vivos.

Este año, de acuerdo con reportes oficiales, han sido asesinadas unas 200 personas, además de que pueblos enteros se encuentran desocupados debido a que sus habitantes han huido por la violencia, misma que ha semiparalizado la región llamada Montaña baja, integrada por cinco municipios: Chilapa, Zitlala, Atlixtac, Ahuacuotzingo y José Joaquín de Herrera.

En esta zona el transporte es intermitente; el servicio depende de la actividad delictiva, y las escuelas están cerradas por la misma causa.

El 26 de octubre el gobierno estatal aseguró que el Pacto por la Seguridad empezaría la siguiente semana –es decir entre el 29 de octubre y el 4 de noviembre–,  a partir de 10 acciones, y concluirá en diciembre, y en él se espera que participen legisladores, alcaldes, organismos empresariales y sociales, iglesias y partidos políticos.

No obstante, la semana concluyó ya y no se ha sabido que haya comenzado a trabajarse sobre el referido pacto, cuyos alcances no se han definido. Entre tanto, la violencia no deja pasar un solo día sin cobrar víctimas. n