Ayer se llevó a cabo la Jornada Contra la Impunidad, Por la Verdad y la Justicia, en el octavo aniversario de la ejecución extrajudicial de Armando Chavarría Barrera, presidente de la Comisión de Gobierno de la LIX Legislatura del Congreso de Guerrero, en la Universidad Loyola del Pacífico. Ayer se llevó a cabo la Jornada Contra la Impunidad, Por la Verdad y la Justicia, en el octavo aniversario de la ejecución extrajudicial de Armando Chavarría Barrera, presidente de la Comisión de Gobierno de la LIX Legislatura del Congreso de Guerrero, en la Universidad Loyola del Pacífico. Foto: Raúl Aguirre

Guerrero se ha convertido en cuna de la impunidad, señala ONG

Escrito por  Héctor Briseño Ago 19, 2017

En la entidad no hay interés en crear órganos de justicia eficientes, reclama Ina Zoon

Los homicidios van al alza a pesar de las estrategias de seguridad, critica la activista en Acapulco

Presenta la portavoz para AL el informe Atrocidades innegables: crímenes de lesa humanidad


El estado de Guerrero se ha convertido en cuna de la impunidad, sentenció la representante de la fundación Sociedad Abierta Iniciativa de Justicia, Ina Zoon, en la presentación del informe Atrocidades innegables: crímenes de lesa humanidad, quien subrayó que en la entidad no existe interés oficial en terminar con la impunidad, ni crear órganos de justicia eficientes, que castiguen a los responsables de los delitos.

La representante para América Latina de esta organización promotora de los derechos humanos, indicó que de nada ha servido la estrategia aplicada por el gobierno federal desde septiembre de 2016, con el objetivo de disminuir los hechos delictivos en los cinco municipios más violentos de Guerrero –Acapulco, Chilpancingo, Chilapa, Coyuca de Benítez e Iguala–, pues los homicidios simplemente van a la alza.

En la presentación del informe Atrocidades innegables: crímenes de lesa humanidad, efectuado en el contexto del octavo aniversario del asesinato del legislador perredista Armando Chavarría Barrera, efectuado en la Universidad Loyola, Ina Zoon señaló que existen más quejas por violaciones a las garantías ocurridas en Guerrero interpuestas ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, que en la propia Comisión de Defensa de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero, lo que habla de la confianza de la ciudadanía en las instituciones locales.

Ina Zoon mencionó que el balance de la estrategia aplicada contra la inseguridad es negativo.

Cuestionó que sean la policía federal y los militares quienes estén al frente del combate a la violencia en el estado, cuando el resultado es mayor violencia.

Manifestó que “¿Cuáles son las ventajas?, hay más violencia”, y advirtió que el caso de Guerrero podría ser utilizado como argumento para una posible intervención armada de Estados Unidos, pues la violencia no puede ser combatida con más violencia.

La activista puntualizó que salvo 2015, de 2011 a la fecha Guerrero ocupa los primeros lugares de cifras de violencia, específicamente en el caso de homicidios dolosos, delito para el que recalcó, no existe castigo, pues 94.1 por ciento de asesinatos permanecen sin resolver, de acuerdo con cifras de 2016, por lo que los criminales continúan libres, en las calles.

Ina Zoon cuestionó las labores que efectúa personal de servicios periciales en la entidad, cuando el Servicio Médico Forense opera como parte de dos dependencias, la Secretaría de Salud y la Fiscalía General del Estado (FGE).

Un ejemplo de la falta del interés en terminar con la impunidad, expresó, es el nombramiento de la fiscal para la atención a delitos cometidos contra defensores de derechos humanos y periodistas, el cual ha sido cuestionado.

Subrayó que “debe ser una prioridad fortalecer las instituciones para terminar con la impunidad”.

Del panorama nacional, Ina Zoon expresó que existen indicios para señalar que en México se cometieron crímenes de lesa humanidad entre 2006 y 2016, pero recalcó que un reto en el país es construir un sistema de justicia capaz de enfrentar el problema, para lo cual se requiere ayuda internacional y la participación de grupos de expertos.

Alertó que en lugar de ello, el Estado ha optado por sacar al Ejército a las calles, construyendo un lenguaje en el que los buenos pelean contra los malos, quienes no merecen juicio no derechos humanos, “pues todos son criminales”, sin construir un sistema que sea capaz de analizar los procesos y el contexto en que ocurren los crímenes, y se termine en verdad con el problema.