Comparecencias estériles

Escrito por  Nov 03, 2017

Del 14 al 17 próximos, secretarios de despacho del gobierno estatal acudirán al Congreso del estado para hablar sobre el segundo informe de gobierno del jefe del Ejecutivo estatal.

Durante la sesión del jueves 26, diputados locales aprobaron por unanimidad de votos el calendario de las comparecencias; al respecto, la diputada y coordinadora del PRD, Erika Alcaraz Sosa argumentó que se trata de ampliar la información expuesta en el Segundo Informe, con el propósito de que el Congreso del Estado realice un seguimiento puntual de los asuntos de que se trate y haga las evaluaciones precisas, emitiendo resoluciones pertinentes con aportaciones que impulsen el buen desempeño de la administración pública, buscando siempre el progreso y desarrollo de la sociedad guerrerense”.

Nunca, la verdad, se ha conocido que alguna comparecencia derrame algún beneficio para los guerrerenses; los funcionarios acuden y exponen; algunos diputados aplauden, otros cuestionan, pero de lo que ahí se diga ningún seguimiento se da, por lo que la presencia de servidores públicos no deja de ser ociosa e irrelevante.

Ni siquiera en el caso del fiscal general del estado hubo beneficio alguno de su comparecencia hace algunas semanas, pese a que la procuración de justicia es unos de los puntos más cuestionados en el ámbito estatal.

Previo a su informe, el primer mandatario hizo una evaluación de sus logros, entre los que mencionó los edificios judiciales de Acapulco, Chilpancingo, Ometepec, y en los próximos 30 días estarán el edificio inteligente y el rastro, entre otros.

También dijo que la tasa de desempleo fue la más baja, de 1.4 según el Inegi, pero sobre todo, destacó que en estos dos años se pudo recuperar la gobernabilidad.

 “Por supuesto –dijo- es muy importante que a esta gobernabilidad que nosotros hemos avanzado hay por supuesto amenazas, los índices delictivos que no los dejamos de reconocer, el tema de la inseguridad, las supuestas policías comunitarias, que sin duda son una serie de amenazas que se presentan en diversas regiones”.

A todo ello, algo de suma importancia dejó de mencionar: la impunidad, que bien podría ser el peor mal de la entidad; si bien es cierto que a primera vista la violencia llama más la atención, no menos cierto es que si se cometen tantos asesinatos es porque no se castiga a los culpables.

Si observamos bien, no es difícil darse cuenta de que apenas se habla de una que otra detención de gente al mando del crimen organizado, pero no se habla de procesos que se sigan y menos aún de sentencias o condenas que se apliquen, haciendo de la impartición y procuración de justicia, los grandes fiascos gubernamentales. n