¿Cuándo el caso de la Capama?

Escrito por  Oct 28, 2017

Bien dice el alcalde Evodio Velázquez Aguirre que la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (Capama) requiere una transformación a fondo.

Cuando el Partido Revolucionario Institucional (PRI) ganaba elección tras elección estaba muy arraigada la creencia aquella de que el gobierno manejaba como caja chica a la paramunicipal, razón por la que siempre estaba en bancarrota; no obstante, ahora que han llegado a la presidencia municipal militantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD), las condiciones financieras de la empresa no han cambiado.

En tanto corren versiones de malos manejos, la mayor parte de la ciudad se encuentra sin agua, a lo que los responsables de la empresa no tienen otra excusa que la falta de recursos económicos.

Por eso mismo, es importante que se aclare públicamente cuanto antes el punto de las 12 irregularidades detectadas por la Auditoría General del Estado (AGE) a la paramunicipal por 194 millones 577 mil 346. 98 pesos correspondientes a 2016.

Tanto el alcalde como funcionarios de la Capama han sostenido que las observaciones hechas por la AGE sobre estas anomalías fueron entregadas a la Auditoría el 25 de agosto, a pesar de lo cual la misma no ha emitido la resolución correspondiente.

El caso, pues, se encuentra en manos de la AGE, que durante el conflicto originado entre diputados del Congreso local y funcionarios de la paramunicipal no ha emitido opinión alguna al respecto, sino ha dejado que corran especulaciones, rumores y suposiciones.

Gloria Sierra López, regidora del PAN integrante del Consejo de Administración de la Capama, señaló que la paramunicipal tiene que transparentar los más de 194 millones de pesos del posible daño patrimonial, pues, acusó, las irregularidades son graves.

Declaró que en la más reciente sesión extraordinaria del Consejo de Administración para tratar el tema de la auditoría se les dijo a los integrantes que se les haría llegar el pliego de observaciones que envió la Auditoría General del Estado (AGE), pero “es la fecha –17 de octubre– que no hemos recibido nada, ningún documento”.

Entretanto, la honorabilidad de los responsables del organismo administrador, lo mismo que del ayuntamiento, continúa en entredicho; por tanto, saludable sería que sin esperar el dictamen de la AGE aclararan públicamente los señalamientos que se hacen. n