Los ataúdes de Ranferi Hernández y su esposa, en Ahuacuotzingo, antes de una misa. Los ataúdes de Ranferi Hernández y su esposa, en Ahuacuotzingo, antes de una misa. Foto: Dassaev Téllez Adame

“Una monstruosidad”, el asesinato de Ranferi, señala Norma Mesino

Escrito por  Roberto Ramírez Bravo y Rodolfo Valadez Luviano Oct 16, 2017

“No queremos que el gobierno lo lamente; queremos que investigue y sancione”, dice


El asesinato del ex presidente estatal del Partido de la Revolución Democrática y activo promotor de la candidatura de Andrés Manuel López Obrador, Ranferi Hernández Acevedo, “es una monstruosidad”, expresó la dirigente de la Organización Campesina de la Sierra del Sur, Norma Mesino Mesino.

El también ex diputado local, exiliado en Francia a mediados de los años 90, fue asesinado la noche del sábado en la carretera entre Ahuacuotzingo y Chilapa, junto con su esposa, su suegra y su chofer.

Mesino Mesino afirmó que Hernández Acevedo había denunciado recientemente amenazas y había solicitado medidas cautelares, pero le fueron negadas por el gobierno del estado.

Dijo que los familiares y los amigos y organizaciones sociales “no queremos que el gobierno del estado lamente el asesinato, queremos que se investigue y se sancione a los responsables”.

La dirigente de la OCSS, organización a la que Hernández Acevedo estuvo muy ligado, dijo que cuando se enteró por la nuera y el yerno del dirigente que este había salido a las 5 de la tarde de Ahuacuotzingo y a las 10 de la noche aún no llegaba a Chilapa, adonde se dirigía, se comunicó con el asesor del gobernador, César Flores Maldonado, y le dio los datos del vehículo y los teléfonos celulares de quienes iban en él, y envió los mismos al fiscal Xavier Olea, quien nunca le recibió la llamada, así como a organizaciones sociales y a periodistas. Los victimados fueron encontrados después de la medianoche con huellas de tortura, amarrados con alambre y encajuelados. Sólo la suegra parecía haber sido ejecutada en el asiento trasero de la camioneta.

Mesino Mesino señaló que Hernández Acevedo “pidió medidas cautelares al gobierno del estado, y se las negaron, y esa situación que se dio hoy es un hecho que no sabríamos ni cómo llamarlo, es más que reprobable, es una monstruosidad; no queremos lamentaciones y condolencias a la familia, sino investigación profunda; (el atentado) fue por su activismo social y su actividad política, esto no pasó nada más porque sí, va encaminado a la desaparición de activistas y de la lucha social”.

Recordó que Hernández Acevedo fue parte de un grupo de luchadores sociales que se mantuvo firme a sus principios y que a mediados de los 90 enfrentó al autoritarismo del entonces gobernador Rubén Figueroa Alcocer. Entre ellos se encontraban Lino Hernández, Pedro Nava, Arturo Cardona, Rocío Mesino, Raymundo Velázquez y el propio Ranferi, todos asesinados, además de Bertoldo Martínez Cruz, quien falleció de muerte natural, pero a consecuencia de las torturas que recibió durante su aprehensión, y su padre Hilario Mesino, quien sobrevive.

La dirigente de la Organización Campesina de la Sierra del Sur (Ocss), además de condenar el asesinato de Ranferi Hernández Acevedo, y exigió el esclarecimiento del crimen y castigo a los responsables, además de la destitución del fiscal Javier Olea Peláez y de todo el gabinete de seguridad del gobierno del estado, porque no han sido capaces de esclarecer ninguno de los asesinatos de activistas.

“La situación es clara: a Ranferi (Hernández) lo asesinaron por su trabajo como luchador social y su activismo político. No debemos permitir que el gobierno se lamente y dé condolencias”, manifestó.

Recordó que Ranferi Hernández era parte del grupo de líderes sociales que protestó siempre contra Rubén Figueroa, sobre todo cuando fueron asesinados campesinos en Aguas Blancas, y uno de los que quedaban con vida ya que el resto habían sido asesinados.

Hernández Acevedo e Hilario Mesino Acosta son los del grupo inicial de activistas que estaban contra ex mandatario estatal; y hoy sólo está con vida Hilario Mesino.

En entrevista telefónica, mientras se trasladaba, junto con otros luchadores sociales a Ahuacotzingo para respaldar a los familiares de Ranferi Hernández, dijo: “Si el fiscal no puede resolver ningún caso de impunidad, ni un caso de asesinato de activistas sociales, que renuncie y que se vaya”.

Asimismo, pidió al gobierno federal que cese la represión a la lucha social en el país y los asesinatos de los luchadores sociales de Guerrero y México, y lo responsabilizó, junto al gobierno del estado, de lo que le suceda a su integridad física, pues se han negado a proporcionarle las medidas de seguridad con las que contaba antes.

 

Postura del gobierno estatal

En tanto, el gobierno emitió en un twit su postura sobre el atentado: “el @Gob_Guerrero lamenta profunda y sinceramente el deceso del señor Ranferi Hernández Acevedo y de sus familiares”. Un deceso, no un asesinato.

Las dirigencias estatal y nacional del PRD, partido al que Hernández Acevedo había renunciado junto con la mayoría de los ex dirigentes estatales, condenaron el múltiple asesinato. Beatriz Mojica Morga, secretaria general del CEN, en Iguala, dijo que “son demasiadas casualidades” los atentados a líderes políticos; y Celestino Cesáreo Guzmán, dirigente estatal, dijo que hay “una escalada de violencia en contra de personajes de izquierda en la entidad”.

 

Atacan a militante de Morena

Por otra parte, el dirigente del Frente de Organizaciones Democráticas del Estado de Guerrero, Mario Alberto Martínez Rosario, denunció que el militante de esa organización, Enrique Baños Herrera, fue sacado de su taller mecánico en Ometepec por hombres armados, quienes lo golpearon hasta casi matarlo y lo dejaron en estado de coma.

Dijo que Baños Herrera actualmente milita en Morena y ha destacado en las actividades para promover la candidatura de Andrés Manuel López Obrador.