La autopista Taxco-Rancho Viejo fue tomada por pobladores de 10 comunidades de Taxco, por lo que dieron paso libre a los automóviles. La autopista Taxco-Rancho Viejo fue tomada por pobladores de 10 comunidades de Taxco, por lo que dieron paso libre a los automóviles. Foto: Raymundo Ruiz Avilés

Vecinos de 10 pueblos de Taxco toman la caseta de peaje de la autopista 95D

Escrito por  Raymundo Ruiz Avilés Oct 08, 2017

Se confrontan con efectivos de la Policía Federal en ese sitio


Taxco, 7 de octubre. Unos 600 habitantes de 10 comunidades, junto con la Asociación de Pueblos Altos de la Zona Norte, afectados por el cierre de la vía federal por el deslizamiento de la ladera del cerro en El Martelas, tomaron desde las 6 de la mañana la caseta de peaje de la carretera federal de cuota 95D y dar libre tránsito a los vehículos, tras que los concesionarios de la vía y Caminos y Puentes Federales de Ingresos (Capufe), se negaron a aperturarla, pese a la demanda de la población que el único camino alterno sería por la zona de paga.

Ante el cansancio de las personas por la caminata de hasta tres kilómetros que hicieron durante varios días para poder llegar del crucero de la autopista en el Bonanza hasta el Mirador e incorporarse a los servicios de transporte suburbano que los pudiera llevar a sus destinos, decidieron tomar la caseta.

El viernes por la tarde, autoridades estatales y municipales acordaron con la SCT y Capufe abrir la autopista de Taxco-Rancho Viejo, luego de conocer un dictamen para el paso de vehículos menores a tres toneladas.

La vía se abrió alrededor de una hora, lo que hizo que llegara el subdelegado de Capufe, Roberto Cardenas y Fuentes, quien dio la orden de volver a cerrarla, con el argumento de que ni gobierno estatal ni el municipal le enviaron ningún documento de solicitud, y por lo tanto hasta que no llegara, se abriría la vía.

La actitud del funcionario federal no les pareció a los habitantes que a diario tuvieron que cruzar por veredas y caminos accidentados para poder llegar a su destino, además de caminar tres kilómetros de la autopista para tomar el transporte, por lo que decidieron que a partir de las 6 de la mañana de este sábado se tomara la caseta y se abriera el camino a los vehículos ligeros.

Al cruce de las vías de comunicación en Rancho Viejo-Taxco, donde se localiza la caseta, llegaron patrullas de la Policía Federal sector Caminos, para evitar que se abriera la circulación.

Hubo fuertes discusiones entre ambos grupos; unos reclamaron la inconciencia de Capufe al estar en contingencia y no apoyar; otros también denunciaron su cansancio de caminar por horas para llegar a su lugar. Los uniformados también respondieron y después fueron dejando el problema, hasta que quedó abierta y sin cuota.

En ambos puntos, los pobladores se colocaron para evitar que fuera cerrado, sin embargo, a las 11 de la mañana vino otro cierre, y los habitantes no lo permitieron. Más tarde se logró mantener la vía libre y pausadamente la entrada de los carros.

Más tarde, el gobernador del estado, Héctor Astudillo, hizo el acuerdo con Capufe para mantener abierta temporalmente la vía, y no seguir afectando a las comunidades y al turismo.