¿Clase mundial?

Escrito por  Javier Soriano Guerrero Sep 28, 2017

La mayoría de los mexicanos que no conocemos más que nuestro país, debemos aceptar, a pie juntillas, lo que el gobierno nos dice acerca del servicio y atenciones de las dependencias federales, porque no tenemos con quién compararlas.

Este fue el caso de Telmex, que hacía y deshacía con sus tarifas y teníamos que aguantar “vara”, pues era la única compañía telefónica. Asimismo, cuando inició la era de la telefonía celular, su compañía era la única y la de mayor cobertura; cobraba por todo: cuando llamabas, cuando te llamaban, cuando salías de tu lugar de residencia, el famoso roaming, Era el monopolio telefónico.

La cosa cambió cuando empezaron a entrar otras compañías telefónicas, que también prestaban el servicio de teléfono de casa, que las tarifas empezaron a bajar y los usuarios a emigrar a las nuevas empresas que ofrecían el mismo servicio y con tarifas más bajas. Así fue que el mercado se fue repartiendo entre las diversas compañías que ingresaron al país, y ya, los mexicanos, pudimos hacer comparaciones entre varias empresas para escoger la que nos parecía mejor. Eso en el ámbito telefónico.

Pero veamos qué pasa en el área de la electricidad.

Una empresa de clase mundial, es el lema de la Comisión Federal de Electricidad. Pero ¿a quién se le ocurrió semejante despropósito?

Por lo que se ha sabido públicamente, pues lo ha dado a conocer en varias ocasiones la Profeco, la CFE está entre las empresas que más demandas y quejas tiene en el país.

Veamos. Entre los conocidos que tengo, me han platicado varias situaciones que han tenido con la CFE. Hace unos años, en la colonia Progreso de Acapulco, uno de estos conocidos puso un local comercial e hizo un contrato de luz para el negocio. Le dijeron que en dos días le conectarían el servicio.

Pasó un mes, y nada. En la calle se encontraba con trabajadores de la compañía y les suplicaba que le conectaraan la luz, pues no podía empezar a trabajar sin ese servicio. Le pedían tres mil pesos para hacerle el favor. Obviamente, no pagó ni le pusieron el servicio. Yo seguí la historia hasta cuando ya llevaba cuatro meses esperando la conexión de la luz y no llegaba ese servicio. Lo bueno es que le dijeron que en dos días.

Otro caso. Otro conocido tenía una casa para rentar, pero hubo un tiempo que no tuvo inquilinos y se le olvidó pagar la luz. Cuando la fue a pagar ya le habían cortado el servicio, y se habían llevado el medidor, por lo que pagó la reconexión. Le dijeron que en 24 horas le reconectaban.

Pasaron dos meses entre llamadas (le dieron como diez números de reportes); idas a las oficinas y pedimentos a los trabajadores de la CFE que veía en la calle, y nada.

Fue por medio de un conocido que ya estaba jubilado y había trabajado en la CFE que pudo conectar el servicio, pero sin medidor. Por arte de magia, al otro día aparecieron los trabajadores de la CFE a llevar el medidor. Y sanseacabó.

Ahora bien, este nuevo caso es de un usuario que pagó en el cajero CFEmático cinco días antes de la fecha límite marcada en el recibo, pero, por fallas del cajero, no reportó el pago y se le cortó el servicio al consumidor.

Se hizo el reporte al 071, donde las operadoras como robots no escuchan las razones ni quejas que el usuario expone por la falla del equipo de CFE; se concretan a saludar, eso sí, muy amables, y no vuelven a hablar más que para decir el número de reporte con que registran la queja. Dijeron que máximo en 10 horas se le reconectaría el servicio.

Pasaron más de 24 horas y nada. Más reportes telefónicos, idas a las oficinas, donde las empleadas, también, parecen robots o zombies: sólo saludan al recibir al usuario y al final para dar el número del reporte con el cual queda registrada la queja y decir que en el transcurso del día ya tendría el servicio.

Cuando el usuario les expresa las molestias por la falta de seriedad para reconectar el servicio, parece que le habla uno a las paredes o al escritorio; las empleadas ni voltean a ver al quejoso ni parecen escucharlo. ¿Este es el servicio de clase mundial que tanto pregona la CFE?

Afortunadamente, existen empleados responsables y conscientes de su función, que es la de dar un servicio oportuno y eficiente a la población.

Fue a través de la ayuda de un amigo del amigo que intervino para que en diez minutos se resolviera la situación, que los empleados que atienden este tipo de quejas no pudieron solucionar en más de 24 horas. Lo cual se agradece infinitamente, porque uno sabe lo necesario y elemental que es contar con luz en la casa, pues, en la actualidad, casi todo es eléctrico. Hacen falta más empleados así.

Al tener la CFE el monopolio de la prestación del servicio de energía eléctrica hace lo que quiere, cobrando lo que quiere, en los tiempos que quiere y, según he comprobado a través de amigos y conocidos, no faltan los empleados operativos que piden dinero para hacer las labores que deben hacer, que para eso les pagan, y bien, pues están dentro de los empleados que mejor ganan y mejores prestaciones tienen en el país.

O ¿tan mala es la calidad de la clase mundial que está a este nivel de la CFE? Es pregunta. n