El gobernador Héctor Astudillo Flores informa de los avances en la atención a la emergencia generada por el huracán Max. El gobernador Héctor Astudillo Flores informa de los avances en la atención a la emergencia generada por el huracán Max. Foto: Raúl Aguirre

Estima Héctor Astudillo entre 200 y 250 mdp los daños causados por huracán Max

Escrito por  Roberto Ramírez Bravo Sep 19, 2017

Señala que habría alrededor de 3 mil 500 a 4 mil viviendas afectadas por el temporal

Acudirá al Fonden y a la SHCP para que canalicen programas federales que ayuden a damnificados, dice


El gobernador Héctor Astudillo Flores señaló que los daños provocados por el huracán Max ascienden a un monto de entre 200 y 250 millones de pesos, por lo que dijo que acudirá al Fondo Nacional de Desastres (Fonden) y a la Secretaría de Hacienda para que se canalicen programas de dependencias federales como una forma adicional de ayuda para damnificados.

Informó que se presentó la solicitud de declaración de desastre para 25 municipios de Costa Chica, Montaña, Acapulco –en la parte de Barra Vieja- y la Costa Grande.

En conferencia de prensa, el mandatario señaló que sólo en Petatlán hubo 900 viviendas afectadas, y que en la Costa Chica la cantidad de agua que cayó fue de tres veces lo que cayó en Acapulco cuando Ingrid y Manuel.  El mandatario hizo un balance de sus recorridos por las zonas afectadas, y recordó que el domingo estuvo en San Marcos y Cruz Grande, este último al que no pudo llegar el jueves por el estado de la carretera, pero aclaró que ha habido comisiones de Cuajinicuilapa, Ometepec, e Iliatengo, donde también hubo muchos daños en los caminos.

Señaló que en total, en la Costa Chica, en particular en Acapulco, San Marcos y Cruz Grande, habrá unas 3,500 o 4 mil viviendas afectadas; hubo cuatro cortes en la carretera Acapulco-Pinotepa.

Precisó que se emitieron 28 boletines para informar a la población cuando empezó a presentarse la contingencia, los cuales se hicieron llegar a los 81 municipios de la entidad, y detalló las acciones que se hicieron para restablecer la energía eléctrica, reparar los tramos carreteros dañados o buscar alternativas para abrir el flujo vehicular.

“Pasamos de la emergencia y ahora hay que ir a la ayuda de más a fondo”, señaló el mandatario.

Dijo que el reto ahora es ver cómo se le va a ayudar a los que perdieron sus muebles, sus colchones, sus casas, a los pescadores que no pueden pescar, a los que sembraron y perdieron su cosecha, más allá de que el seguro les paga 1,500 pesos por hectárea, lo cual, aseveró, “me parece que es muy poco dinero para quien invierte tanto dinero y tanto esfuerzo, para que en una lluvia como la que sucedió, se les haya echado a perder”.

Astudillo Flores precisó que las zonas más complejas por los daños, como Tecomate Pesquería, San Marcos, cuentan en estos momentos con comedores comunitarios de la Secretaría de Desarrollo Social, y pipas de agua para abastecer a la población así como atención médica. En Cuatro Bancos, que pertenece a Cruz Grande, la comunicación se inició al mediodía de ayer, se instaló una planta potabilizadora de la Sedena y se estaba restableciendo ayer el fluido eléctrico.

Reiteró que el principal problema se originó por la acumulación de agua que trajo el huracán Max y los vientos, que derribaron unos 700 árboles. En el caso de Cruz Grande, señaló que el agua acumulada en la laguna de Chautengo generó una inundación porque no se abrió la barra sino hasta que la propia naturaleza lo hizo. Dijo que eso deja la experiencia de que hay que tener mucho cuidado con la apertura de las barras, y revisar si es necesario hacerlo antes de que la naturaleza lo haga, para evitar mayores daños.