Acapulco todavía es vulnerable ante los desastres naturales, advierten Foto: Raúl Aguirre

Acapulco todavía es vulnerable ante los desastres naturales, advierten

Escrito por  Héctor Briseño Sep 13, 2017

“Más vale gastar en prevención; hace falta mucho por hacer”


El municipio de Acapulco continúa vulnerable ante desastres naturales como huracanes, inundaciones, sismos, tsunamis, mar de fondo, entre otros, advirtió el presidente de la Comunidad Politécnica de Guerrero, Hugo Arizmendi Herrera, quien insistió que autoridades no han tomado las previsiones necesarias para evitar una tragedia de grandes magnitudes, como ocurre actualmente en Oaxaca y Chiapas, ya no se diga un nuevo huracán o un tsunami.

A cuatro años de ocurrir las tormentas Manuel e Ingrid, cuyas lluvias impactaron desde el 14 de septiembre de 2013 en Acapulco, Arizmendi Herrera señaló que se ha vuelto costumbre de autoridades, invertir grandes cantidades de dinero en reparación de infraestructura dañada por fenómenos naturales. Sin embargo, subrayó que la aplicación de los recursos nunca es transparentada.

En el caso de Manuel e Ingrid, indicó que tras la ocurrencia de ambos fenómenos meteorológicos se anunció la inversión de unos 60 mil millones de pesos, con lo que se construyeron 200 casas en Chilpancingo, las cuales están en mal estado y se encuentran deshabitadas. Mientras que las obras más visibles son las del puente de Coyuca de Benítez y Lomas de Chapultepec.

Criticó el excesivo gasto aplicado en los bordes del río de La Sabana, al mencionar que “no han servido para nada los cerca de 2 mil millones de pesos que han invertido, no han podido canalizar adecuadamente el río y sigue siendo un riesgo si crece su nivel”.

Arizmendi Herrera expresó que cada ciudad representa un grado de riesgo, y en el caso de Acapulco, señaló que es alto. Recalcó que hace falta actualizar la Ley de Protección Civil en la entidad, y que se castigue a políticos y funcionarios que modifiquen el cambio de uso de suelo en zonas inhabitables, como ha ocurrido en años recientes con el parque nacional El Veladero, así como a aquellos que otorguen licencias de construcción de forma indebida.

En cuanto a sismos, el presidente de la comunidad politécnica del estado, señaló que “en Acapulco si llega a ocurrir uno de 7.5 grados nos va a poner a pensar, uno de 7.8 sería una catástrofe; se está esperando uno de 8.1, 8.2 grados, que se pueda dar por la dilatación de la brecha de Guerrero y la acumulación de energía”.

Sostuvo que “no se han tomado las previsiones necesarias, estamos totalmente desprotegidos; como ciudadanos debemos estar enterados de qué sitios son más riesgosos, por dónde evacuar”.

Arizmendi Herrera subrayó que “más vale gastar en prevención, y que los propios ciudadanos estén conscientes del riesgo que los rodea, la ubicación de su casa, la reparación de sus viviendas en caso de ser necesario, el reforzamiento de estructuras, rutas de evacuación, nos hace falta mucho por hacer”.