Dirigentes y representantes perredistas y familiares de Armando Chavarría Barrera, junto a la tumba del diputado del PRD en el octavo aniversario de su asesinato. Dirigentes y representantes perredistas y familiares de Armando Chavarría Barrera, junto a la tumba del diputado del PRD en el octavo aniversario de su asesinato. Foto: Dassaev Téllez Adame

Critican que, a 8 años, el asesinato de Chavarría no ha sido resuelto

Escrito por  Citlal Giles Sánchez Ago 21, 2017

El hecho es prueba de que Guerrero es “paraíso de impunidad”: Manuel Olivares

El director del Centro Morelos enlista otros casos que continúan sin aclararse desde hace años

Recuerda a Raúl Lucas Lucía, Manuel Ponce Rosas, Hernández Cardona, Rocío Mesino, los 43


Chilpancingo, 20 de agosto. El director del Centro Regional de Defensa de los Derechos Humanos José María Morelos y Pavón, Manuel Olivares Hernández, consideró que Guerrero es “el paraíso de la impunidad” y reprochó que a ocho años del asesinato de quien fuera el presidente del Congreso del estado, no se haya resuelto el caso.

Este domingo se cumplieron ocho años del asesinato de Armando Chavarría Barrera, caso que, dijo, sigue impune.

Recordó que el entonces diputado recibió 10 impactos de arma de fuego de 9 milímetros cuando salía de su casa, y que según declaraciones ante el Ministerio Público, el ex gobernador Zeferino Torreblanca es el principal sospechoso, pues “tenía el propósito de asesinar a Chavarría por las diferencias ideológicas que impedían una buena coordinación”.

Olivares Hernández mencionó que hechos como este asesinato se han repetido en la actualidad contra la sociedad civil que defiende sus derechos y los de los pueblos indígenas y mestizos.

“La justicia permanece inexistente en la práctica; la corrupción ha sobrepasado los tres niveles de gobierno y convierte a Guerrero como el paraíso de la impunidad, pues el hecho de no realizar una verdadera investigación de este caso es sumamente preocupante, porque no es el único donde servidores públicos usan su poder para cometer delitos de lesa humanidad sin temor a ser juzgados conforme a la ley”, criticó.

Olivares Hernández también recordó que poco antes de morir Chavarría se dio la desaparición forzada y el posterior asesinato de Raúl Lucas Lucía y Manuel Ponce Rosas, presidente y secretario de la Organización para el Futuro del Pueblo Mixteco; los dirigentes sociales fueron localizados, luego de siete días desaparecidos, en una fosa clandestina el 20 de febrero.

“Estos hechos dejan una clara muestra de las herramientas que se ha utilizado a lo largo de la historia de Guerrero, como es la ejecución extrajudicial y la desaparición forzada, contra quienes vayan en contra de los intereses políticos que dominan en el estado”, dijo.

Casos similares son el del dirigente de la Unidad Popular, Arturo Hernández Cardona, junto con otros tres compañeros en Iguala desaparecidos y asesinados el 3 de junio de 2013; de la dirigente de la Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS) Rocío Mesino, asesinada el 19 de octubre en Atoyac, y el más reciente hecho, el 26 de septiembre de 2014 cuando desaparecieron 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa, hechos que también siguen impunes.

“Enfrentamos una época de crisis, y es necesario combatir la corrupción y la impunidad para mejorar nuestra sociedad; los índices de violencia van en aumento, y las autoridades no asumen su responsabilidad con las víctimas y mucho menos con las víctimas indirectas”, reclamó.

Olivares Hernández hizo un llamado a los colectivos de familiares de desaparecidos y a todas las familias de víctimas del estado para que se unan y juntos exijan justicia.