Médicos y pacientes bloquearon la avenida Adolfo Ruiz Cortínes a la altura del hospital general, para pedir que éste no se cierre el próximo 18 de diciembre. Médicos y pacientes bloquearon la avenida Adolfo Ruiz Cortínes a la altura del hospital general, para pedir que éste no se cierre el próximo 18 de diciembre. Foto: Raúl Aguirre

Protestan trabajadores y usuarios contra el traslado del hospital general a El Quemado

Escrito por  Abby Perezcano Dic 07, 2017

Proponen al gobierno estatal que ambos funcionen y que se contrate más personal

Se manifestaron con cartulinas en la explanada del nosocomio y bloquearon la avenida Ruiz Cortines


Trabajadores y usuarios del hospital general, ubicado en la avenida Ruiz Cortines, protestaron y bloquearon la avenida contra el cierre y el traslado al nuevo nosocomio en El Quemado.

A las 10 de la mañana de ayer, los trabajadores, usuarios y vendedores que se instalan afuera del nosocomio se manifestaron por unos minutos en la explanada del hospital con cartulinas y gritando consignas como “no al cierre”, “que no se cierre el hospital”, y bloquearon por cinco minutos la avenida Ruiz Cortines.

En conferencia de prensa previa a la manifestación, los trabajadores se quejaron de que el nuevo hospital, que empezará a operar el 18 de diciembre, está muy lejos, por lo que tendrán que gastar más en pasajes, además de que muchos pacientes dejarán de recibir atención médica por trasladarse hasta allá y temen por la inseguridad.

El médico Javier Flores Juárez, acusó que el gobierno dejó de remodelar el hospital de Ruiz Cortines para dejarlo caer intencionalmente y decir que ya no funciona.

Indicó que el nosocomio cuenta con mil 400 trabajadores, y de estos el 95 por ciento está inconforme con el traslado.

Aclaró que no se oponen a la operación del hospital de El Quemado, sino a que se cierre el hospital de Ruiz Cortines que ha funcionado durante más de 30 años y su ubicación es idónea para habitantes de unas 40 colonias de las zonas urbana y suburbana.

Consideró que deben funcionar los dos hospitales, dado la gran demanda que hay en la ciudad, la cual genera la suspensión o postergación de algunas cirugías por falta de quirófanos.

“Llevar a un paciente hasta allá le puede costar la vida, Acapulco es un puerto turístico, cuántos pacientes no se accidentan en la Costera, en el área turística, cuánto tiempo le llegará llevar hasta allá; son vidas las que se están poniendo en juego”.

Añadió que la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que se deben de acercar los servicios de salud a la población, y en Acapulco se está haciendo lo contrario.

Los trabajadores advirtieron que aún en contra de las autoridades y aunque sean sancionados, van a seguir trabajando en ese hospital después del 18 de diciembre, por lo que convocaron a los usuarios a ir en enero a sus consultas.

“Nos conviene a todos, a nosotros como médicos y a la población, tener un hospital cercano es lo mejor. Pueden funcionar los dos hospitales y es mejor, porque este hospital siempre está lleno, este hospital necesita de otro hospital que le ayude a atender a los pacientes”.

El médico pidió al gobierno estatal que contrate más personal para el hospital de El Quemado y que sean trasladados los trabajadores que sí se quieren cambiar.

Por su parte, el trabajador Guillermo Ramírez Solís se quejó de que las autoridades nunca les informaron de manera formal que ese hospital se iba a cerrar, que sólo les dijeron que se iba a construir un hospital de tercer nivel.

“Tenemos muchos pacientes, no tenemos camas, entonces abrir otros hospital es bueno; pero no nos han dicho oficialmente que este hospital se va a cerrar, no tenemos ningún papel por escrito, nada más nos han dicho de palabra que el 18 (de diciembre) se cierra este hospital”.

Acusó a la secretaria general de la sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud (SNTSA), Beatriz Vélez Núñez, de apoyar a la autoridad en lugar de respaldar a los trabajadores y advirtió que van a pelear por que el hospital de Ruiz Cortines siga funcionando.