Reflectores sobre la alcaldía

Escrito por  Dic 06, 2017

Política o no, la acusación de la regidora independiente del cabildo de Acapulco Gloria Sierra López contra el alcalde Evodio Velázquez Aguirre va más allá de la retórica al presentarla ante las autoridades penales; por lo tanto, independientemente de enfrentar la situación legal, el primer edil seguramente concederá a los acapulqueños una explicación convincente de su inocencia.

Respecto a las declaraciones que sobre el tema emitió la edil antes de acudir al Ministerio Público, la primera autoridad porteña reaccionó: “yo creo que se está confundiendo un tema político al cual no me voy a prestar, tampoco me prestaré a dar proyección porque así se pretende hacer, buscan reflectores, y el reflector pareciera ser péguenle al alcalde;entonces lo que haré es seguir trabajando como lo he hecho hasta el momento y no me prestaré”.

Si ante todo asomo de provocación Velázquez Aguirre salta al ruedo mediático a responder con energía, mal se vería que ante una situación de esta naturaleza en la que su honorabilidad está en entredicho, asumiera un papel de victimización en vez de poner todo en su lugar.

De ninguna manera le conviene dejar volando en el ambiente el señalamiento de que favorece a parientes y amigos en detrimento del funcionamiento adecuado del municipio. Ninguna duda debe quedar de que, como asegura, no es cierta la afirmación en el sentido de que a través de una empresa llamada CYSAF SA de CV, que pertenecía a su hermano Iván Vélazquez Aguirre y a su esposa, María Concepción Murillo, y que posteriormente las acciones pasaron a mano de Xóchitl Rodríguez Quevedo, suegra de Iván, se han hecho varias contrataciones por parte del municipio.

Si la regidora busca reflectores y colocarse en el centro de atención, aparte de que se presta a suspicacias el hecho de que sea ahora ya entrado el proceso electoral cuando se atreva a hablar, no es tan importante como si lo que asegura pueda ser verdad.

En principio, acudir ante el Ministerio Público no es asunto de juego, reviste cierta seriedad e incluso puede resultar riesgoso para la denunciante porque, si no es verdad lo que asevera, el alcalde podría revertir la denuncia por lo que resulte.

Hablar de nepotismo y enriquecimiento ilícito no son palabras menores; por consiguiente, Velázquez Aguirre está obligado a  hacer frente a lo que se afirma en su contra, pues de no hacerlo, los acapulqueños darán por cierto lo que de él se asegura. n