Imprimir esta página
Cónyuges acompañan a los trabajadores en el paro de la minera Media Luna. Cónyuges acompañan a los trabajadores en el paro de la minera Media Luna. Foto: Raymundo Ruiz Avilés

Mujeres apoyan a familiares y cónyuges en el paro en la minera Media Luna

Escrito por  Raymundo Ruiz Avilés Dic 05, 2017

Se mantienen fuera de la puerta 3 de la extractora con sus hijos


Cocula, 4 de diciembre. En el plantón que mantienen los trabajadores de la minera Media Luna, en la comunidad de Real del Limón, las mujeres, muchas de ellas acompañadas por sus hijos, también defienden la fuente laboral de los obreros que se han movilizado.

El trabajo es arduo para las familias, a las que les han suspendido los salarios a quienes tomaron la decisión de hacer notar su decisión, por manifestarse en consecuencia de cambiar el sindicato impuesto por el que se ellos han decidido: el de Napoleón Gómez Urrutia.

Desde muy temprano, las esposas de los trabajadores en paro suben con sus hijos e hijas a estar fuera de la puerta 3 de la extractora.

Muchas provienen de Atzcala, lo mismo que de Real del Limón, Fundiciones y otras pocas de Nuevo Balsas.

Sin pensar en lo árido del lugar, y el peso de los rayos del sol que se compaginan con las altas temperaturas, las mujeres bajo un plástico largo que sirve de recubrimiento, reciben los víveres que son enviados por varias personas y sectores.

Hay un comal, calentador, y el agua para consumir que es trasladada en enseres para mantener refrescante el líquido, se envuelven con la pesadilla de la tierra blanca y los bancos de polvo amarillezco que se generan por algunas ventoleras.

Las mujeres para fortalecer y apoyar a sus cónyuges también se unen, como doña Bonifacia Artegas, que describió la dificultad para estar en un paro, que ha generado la empresa.

También en este lugar, han llegado al refuerzo mujeres adultas mayores, que sostienen un trabajo de vigilancia en la parte del reparto de los alimentos.

Los niños juegan entre la tierra y el polvo sin importar lo que sucede.

Muchos piden y exigen agua para sostener su cuerpo hidratado.

Los trabajadores en paro efectúan reuniones; comentan las ultimas noticias y siguen en el afán de cambiar el sindicato de la CTM por el de Gómez Urrutia; echan chascarrillos, otros cuentan sus historias como migrantes y las distribuyen en su nueva realidad: altas temperaturas y sin recursos para mantenerse.

El delegado del sindicato nacional minero en Guerrero, Indalecio Pérez Morones hace unos días denunció, que la telefonía móvil se había suspendido, así como también les dijo que los grupos de sindicatos a nivel internacional enviaron apoyos económicos para los paristas.