Mujeres y niños con vestimenta tradicional de los pueblos nahuas entregan la ofrenda de flores y fruta al obispo Salvador Rangel. Mujeres y niños con vestimenta tradicional de los pueblos nahuas entregan la ofrenda de flores y fruta al obispo Salvador Rangel. Foto: Salvador Cisneros Silva

Celebra dos años de servicio el obispo de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa

Escrito por  Salvador Cisneros Silva Ago 19, 2017

Salvador Rangel pidió por la paz y las víctimas de la violencia


Chilapa, 18 de agosto. El obispo de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa Salvador Rangel,  celebró dos años de servicio con una celebración eclesiástica en donde pidió por la paz y el bienestar de las familias que han sido victimas de la violencia.

Al medio día de este pasado viernes, feligreses católicos de la cabecera municipal y comunidades pertenecientes a Chilapa se congregaron en la glorieta de la ciudad para dar el recibimiento al obispo Salvador Rangel, de ahí partieron hacia la catedral de la virgen de la Asunción con música de chile frito y bailes tradicionales.

En la celebración católica el obispo Rangel, expresó durante su sermón que él soñaba con que algún día pudiera llegar la paz a la diócesis, la cual se encuentra bajo el constante ataque de la violencia y el crimen organizado.

Salvador Rangel, pidió a los fieles católicos rezar por las familias que han sido victimas de la violencia que ha generado la disputa de dos grupos del crimen organizado y narcotráfico.

Pidió a las autoridades municipales y a las diferentes organizaciones pastorales de la iglesia católica, brindar el máximo apoyo a los jóvenes que han sufrido por la violencia para que puedan estar en paz y desarrollar una vida plena.

Resaltó que su corazón se encontraba con toda la población del municipio de Chilapa, pero sobre todo, tenia un mayor sentimiento por las personas de los pueblos.

“Mi corazón quiere estar con la gente de los pueblos, con la gente humilde, la gente pobre que trabaja duro en el campo, ellos tienen mi mayor sentimiento, son los que mas san sufrido”, indicó.

Al concluir su sermón, docenas de personas religiosas de las comunidades y de la cabecera municipal entregaron ofrendas de flores, fruta, pan, dinero y, hasta mezcal, en agradecimiento a los dos años de servicio que el obispo Salvador Rangel ha dado a la comunidad católica.

En la celebración, estuvieron presentes distinta personalidades como el presidente municipal y su esposa, además de algunos precandidatos políticos a quienes el obispo se dirigió a ellos de manera sarcástica.