No sirve la alerta de género en el estado, dice diputada federal electa por Morena Foto: Dassaev Téllez Adame

No sirve la alerta de género en el estado, dice diputada federal electa por Morena

Escrito por  Dassaev Téllez Adame Jul 18, 2018

La FGE no trabaja para solucionar este problema, acusa


Chilpancingo, 17 de julio. La diputada federal del distrito 03 de la región Costa Grande electa del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) Maricarmen Cabrera Lagunas dijo que la alerta de género en el estado no sirve y la Fiscalía General del Estado (FGE) no trabaja para solucionar este problema.

Además de que las dependencias de Perspectiva de género no están capacitadas para su trabajo.

Cabrera Lagunas dijo que la alerta de genero emitida en el estado no está funcionando, ya que cada día asesinan a más mujeres y esto no puede permitirse si la alerta de verdad trabajara y funcionara.

Además de que la FGE no está funcionando para generar las condiciones de seguridad para que las mujeres puedan salir a las calles y necesita implementar acciones contundentes en el menor tiempo posible.

Mencionó que parte del mal funcionamiento de la alerta recae en las dependencias, ya que no cuentan con perspectiva de género y no están capacitadas para atender a las mujeres, las cuales no emiten una postura oficial porque saben que es lo que pasa, pero prefieren guardar silencio y no decir que es lo que sucede en estos casos.

También los elementos de las policías municipales no están preparados para atender los casos de violencia de genero.

El gobierno por su parte falta en garantizar la seguridad de las mujeres, principalmente de las estudiantes universitarias, de no ser así seguirán siendo asesinadas las mujeres por no tener las garantías necesarias para su seguridad, ni del gobierno federal, ni del gobierno estatal, ni de las dependencias que se crearon para esto.

Señaló que no es un argumento el que digan que la alerta tiene un año de haberse emitido y que le falta tiempo para mostrar mejores resultados, dijo que el argumento debería de ser que no están trabajando como se debería trabajar, que no cuentan con el presupuesto necesario para ejercerlo de la manera correcta.

Ya que con esto se deben de tener tareas específicas y objetivos claros para ir bajando el índice de asesinatos hacia las mujeres.

Deben de implementarse programas especiales para ayudar a las mujeres y evitar que sigan siendo violentadas, así como garantizar su seguridad en las principales ciudades del estado, que es donde se está haciendo más visible la violencia de género.

Por otra parte, la diputada local perredista, que renunció al partido del sol azteca para contender en el proceso electoral con el partido Morena para la diputación federal, aplaudió el intento del Fiscal general Jorge Zuriel de los Santos Barrila, quien está intentando reconstruir el pésimo trabajo que dejó su antecesor Xavier Olea Peláez, pero aún le falta tiempo para poder implementar de manera concreta los programas que ya se tienen.

Además de que el poco tiempo que lleva a cargo de la FGE ha intentado hacer un trabajo diferente, creando una institución más accesible y humana, pero para esto necesita más recurso y muchas cosas más.

Además de que debe combatir la corrupción que hay en los Ministerios Públicos (MP) y en los agentes de la Policía Investigadora Ministerial (PIM), quienes tienen practicas muy añejas y es ahí donde se encuentra toda la corrupción de la FGE.

Por lo que se debe trabajar en su formación y capacitación.

Puntualizó que el estado de Guerrero necesita un fiscal más humano, principalmente para las familias que quieren justicia, necesita comenzar a avanzar y sacar las carpetas de investigación que hay atoradas. Dijo que a pesar de las continuas detenciones que ha logrado, la ciudadanía necesita saber que pasó en los casos más emblemáticos del estado, como el de Armando Chavarría Barrera, el de Demetrio Saldívar, el caso de los normalistas asesinados en el Parador del Marqués el 12 de diciembre del 2011, así como la desaparición de los 43 en Iguala.

Esto sin dejar de lado los cientos de asesinatos de mujeres que han ocurrido en los últimos años.