Lleva a cabo Tlachinollan un Tribunal por los derechos de las mujeres en el TSJ Foto: Dassaev Télles Adame

Lleva a cabo Tlachinollan un Tribunal por los derechos de las mujeres en el TSJ

Escrito por  Dassaev Téllez Adame Mar 07, 2018

Con traductor cuatro mujeres narran sus problemas de violencia familiar e institucional

Abogadas escuchan las declaraciones de mujeres indígenas de obstáculos para acceder a la justicia


Chilpancingo, 6 de marzo.  Este martes en el auditorio del Tribunal Superior de Justicia de Guerrero el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan llevo a cabo el “Tribunal por los derechos de las mujeres: Los rostros luminosos de la justicia”, donde abogadas expertas escucharon las declaraciones de mujeres indígenas ante los grandes obstáculos que enfrentan para acceder a su derecho de justicia.

Como invitadas estuvieron las mujeres; Marta Dillon, periodista y activista feminista argentina, Regina Tamés, Directora Ejecutiva del Grupo de Información sobre Reproducción Elegida (GIRE), y Ana Yeli Pérez garrido, abogada del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) que escucharon cuatro historias de mujeres indígenas de la región Montaña, que, con traductor, narraron como sufrieron para poder solicitar y acceder a la justicia que tanto se predica en el estado.

Narraron los diversos problemas que vivieron de violencia familiar, institucional, además de dar a conocer las diversas cifras de feminicidio en el estado, aso como la falta de sensibilidad por parte de las autoridades para solucionar estos hechos.

Juana Ramírez Marcos, fue la primera en narrar su caso, ella es una mujer indígena de la comunidad de Ayotzinapa, ubicada en el municipio de Tlapa, quien es jornalera agrícola en los estados del norte del país y describió los veinte años de violencia familiar que sufrió.

Desde hace diez años, su ex esposo contaba con otra pareja y la despojaron de su vivienda, esto al regreso de la temporada de pizca, a la que acudió con sus tres hijos, para generar ingresos y mantener de pie la tienda que tiene en su poblado.

Explicaron que se hizo la denuncia penal por esta acción y por violación sexual por parte de su ex esposo, la denuncia no fue aceptada y en caso contrario la demanda contra ella interpuesta por su ex pareja procedió a tal punto de ir a dar a la cárcel, dicha denuncia fue atendida por la juez María Celia Fernández.

El siguiente caso fue el de Elvia Méndez Castillo de San Pedro Petlacala, también del municipio de Tlapa, quien vivió una situación similar con su marido, que la abandono y la acuso de intento de asesinato.

Verónica Bautista Flores, de solo 17 años de edad, fue el tercer caso expuesto ante este tribunal, ella es vecina de La Victoria del municipio de Xalpatlahuac, a quien le fue arrancada la placenta con todo y útero, esto cuando daba a luz a su hija en el Hospital del Niño y la Madre.

El último de los casos fue el de Florencia Sánchez Joaquín, víctima de feminicidio, quien vivía en la comunidad Loma Tuza en el municipio de Acatepec, y que fuera asesinada a martillazos por su ex pareja, esto luego de que Florencia le exigiera una pensión para sus hijos.

Los familiares de Florencia, que estaban presentes en la sesión de este Tribunal, denunciaron que hasta el día de hoy siguen siendo amenazados de muerte por la exigencia de justicia y el castigo del responsable de este crimen.

En dicho tribunal dieron a conocer que desde el año 2010 la Fiscalía General del Estado (FGE), de casi mil homicidios de mujeres que se tienen registrados a la fecha, solo 152 han sido reconocidos.

Ana Yeli Pérez, Asesora jurídica del OCNF, declaro que la FGE, con saña y con el fin de no investigar los crímenes hacia las mujeres y los señalados como feminicidios, solo los vincula con el crimen organizado.

“Guerrero señala que no son feminicidios y tienen un vínculo con el crimen organizado, sacan esas conclusiones tal vez por las formas extremas de violencia, pero no puede condenar a las mujeres y hacerlas participes del crimen organizado y eso no les exime sino les da una responsabilidad mayor el visibilizar esos contextos tan delicados”, dijo.

Recalco que el gobierno de Guerrero debe tener bien claro el contexto con el que son asesinadas las mujeres y no dedicarse sólo a acreditar penalmente el feminicidio.

Lamento que Guerrero no tuviera una cifra oficial de homicidios de mujeres, ya que ellas sólo manejan los datos que les otorgan el Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública y el informe entregado por Guerrero en torno a la Alerta de Violencia de Género.

De lo cual detallo que dicho Secretariado tiene registrados 219 homicidios dolosos de mujeres en el año 2017, de los cuales sólo 13 han sido catalogados como feminicidios.

Y, del 2009 al 2016, se conocieron 744 casos de mujeres y niñas, como homicidios dolosos, luego del 2010 donde se tipifico el feminicidio, se reconocieron solamente 139.

De los cuales 64 fueron en el 2011; 24 en el 2012; 17 en 2013; 16 en 2014; 13 en 2015 y solo 5 en el 2016.

Esto se lo atribuyo a la nula voluntad de los políticos para tipificar el feminicidio, dado que se han identificado diversos estados donde existen órdenes de no investigar estos casos.

Abel Barrera Hernández, dirigente del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, planteo que a las mujeres la justicia les ha fallado, pidió hablar frente a frente con las autoridades competentes, esto para que paren la complicidad que mantienen con los grupos delincuenciales.

“La justicia les ha dado la espalda a las víctimas de violencia y por eso queremos decirles que no podemos seguir así, tenemos que seguir luchando para poner un dique a esta violencia”.

 Menciono que no debemos ser optimistas, ya que debemos levantar la voz y exigir a las autoridades que hagan su trabajo.

“No podemos seguir que día a día se siga aceptando que quienes tienen más poder son los hombres, un poder letal que les da ese permiso de matar como si no hubiera autoridades”, dijo.