Familiares de colombianas acuden a Chilpancingo para reclamar sus cuerpos Foto: Dassaev Télles Adame

Familiares de colombianas acuden a Chilpancingo para reclamar sus cuerpos

Escrito por  Dassaev Téllez Adame Mar 02, 2018

Murieron por un accidente, el lunes, en la autopista del Sol


Chilpancingo, 1º de marzo. Los cuerpos de las colombianas Dayana Sánchez García y Zaira Tatiana García Guzmán fueron entregados a sus familiares, que viajaron desde Colombia para reconocerlas en las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) de Chilpancingo.

La mañana de este jueves un grupo de familiares de estas chicas de 22 y 25 años llegaron al Semefo de Chilpancingo para verificar la identidad y posteriormente trasladarlas a su natal Medellín, en Colombia para darles sepultura.

En el lugar fueron atendidos por el personal de la Fiscalía General del Estado (FGE), quienes ofrecieron presentarles fotos y pertenencias para evitar que observaran los cuerpos, cosa que los familiares no permitieron, ya que preferían ver los cuerpos para su reconocimiento.

Cerca de la una de la tarde y antes de entrar a reconocer los cuerpos, que por características y documentos las autoridades guerrerenses ya tenían la certeza de sus identidades; los familiares se trasladaron a las instalaciones de la FGE para rendir las declaraciones y realizar el papeleo correspondiente para la entrega de los cuerpos.

Minutos después de las cinco de la tarde los familiares regresaron al Semefo, donde entraron y reconocieron los cuerpos, también se negaron a dar declaraciones a los medios, dado que solo querían regresar a Colombia con los cuerpos.

El accidente

La noche del lunes 26 de febrero, se reportó un accidente en la autopista del Sol, al servicio del 911, luego de que el conductor de un Ferrari rojo perdiera el control del vehículo.

El automóvil se impactó contra un muro de contención y después golpeó a un autobús de pasajeros en el kilómetro 222, pasando el puente Mezcala cuando provenían de Acapulco. El vehículo biplaza se incendió y ambas mujeres resultaron con quemaduras en un 90 por ciento del cuerpo.

De acuerdo con declaraciones de personas que los observaron antes del accidente en una estación de servicio, explicaron que una de las mujeres vomitó, al parecer el conductor y las dos chicas se encontraban en estado de ebriedad.

Los testigos de los hechos, que viajaban en un autobús de pasajeros, señalaron que el Ferrari iba acompañado por un auto escolta; luego del choque, los escoltas se apresuraron a bajar al conductor del lujoso vehículo, abandonando a las dos chicas heridas.

Posteriormente, las jóvenes fueron trasladas al hospital general doctor Raymundo Abarca Alarcón de Chilpancingo, donde se informó que las heridas llevaban por nombre Dayana Sánchez García de 22 Años, y Tatiana Guzmán García de 25 Años, con domicilio en Medellín, Colombia.

Ambas con un diagnóstico de quemaduras en el 90% de su cuerpo.

El Ferrari 458 tipo Spider de color rojo y placas PYU5755 de Morelos coincide con el automóvil de Alberto Sentíes Palacios. El 11 de marzo del 2015, el mismo vehículo se vio inmiscuido en el escándalo viral conocido como “Lord Ferrari” en la Ciudad de México, cuando uno de sus escoltas agredió a otro automovilista. El 15 de marzo del 2015, Sentíes Palacios se presentó a declarar voluntariamente ante la Procuraduría capitalina.

Posteriormente se dio a conocer que este vehículo ya no es propiedad de Alberto Sentíes Palacios.

Tatiana y Dayana

El día 28 de febrero, tras un comunicado del vocero de Grupo de Coordinación Guerrero (GCG), Roberto Álvarez Heredia, informaron que Tatiana “N” de 25 años, murió de una “Acidosis metabólica severa”, lo que quiere decir que es una afección en la cual hay demasiado ácido en los líquidos corporales.

Álvarez Heredia informó que la FGE había integrado una carpeta de investigación, por el delito de homicidio culposo por tránsito de vehículo, añadiendo que hasta el momento se desconocía la identidad del conductor.

Este 1º de marzo, un nuevo comunicado del vocero de GCG informaba que a las 6 de la mañana Dayana “N”, de 22 años, había perdido la vida derivado de la gravedad y complicación de sus heridas.

Además, explicaba, que ya existía una coordinación entre instancias estatales y federales para la búsqueda, localización y detención del conductor del Ferrari 458, tipo Spider, color rojo.