La fiesta de la lengua materna es una lucha en contra del olvido social Foto: Misael Damián

La fiesta de la lengua materna es una lucha en contra del olvido social

Escrito por  Salvador Cisneros Silva Feb 22, 2018

La única forma de no desaparecer es la resistencia; por ella hemos sobrevivido más de 500 años, dice el profesor Martín Cisneros


Tlapa, 21 de febrero. La fiesta que realizan las etnias indígenas de La Montaña por el Día Internacional de la Lengua Materna, es una lucha de resistencia forjada desde los pueblos en contra del olvido, la desigualdad y discriminación, que sufren a diario, y político que han tenido las comunidades y su cultura ancestral. La resistencia es asumida por los pueblos como una tarea de fortalecer su lengua.

Este miércoles, los pueblos hablantes de las lenguas me phaa, tuun savi y náhuatl celebran en sus comunidades el Día Internacional de la Lengua Materna con un encuentro donde se exponen la música, canto, poesía y cuentos en las lenguas originarias.

Para el profesor Martín Cisneros, hablante de la lengua náhuatl y compositor de piezas musicales, la fiesta de la lengua materna es un reconocimiento a la lucha que han emprendido los pueblos en contra del olvido social.

“A pesar de que todos los días discriminan nuestra lengua, nuestra forma de vestir o nuestra alimentación, los pueblos están consientes de que la única forma de no desaparecer nuestra cultura es la resistencia, por ella hemos sobrevivido más de 500 años desde la llegada de los españoles, a pesar de los intentos de despojo, del olvido gubernamental, de la criminación, a pesar de esto, seguimos firmes”, indicó.

Reconoció que la lucha de resistencia que han hecho los pueblos de La Montaña ha servido para que las generaciones actuales puedan sentirse orgulloso de sus orígenes, de su cultura milenaria y, sobre todo, de su lengua.

La profesora Edith Hernández aseguró que cada persona tienen la responsabilidad de reivindicar su ser indígena, la cual no se debe de reducir a un solo día, sino que debe ser todos los días y a cada momento.

“Mucho se habla del despojo territorial latente que vivimos en los pueblos y comunidades, pero este despojo de la identidad, de lo que somos y de la imagen que nos están imponiendo desde los aparatos del Estado, desde las escuelas, y hasta en los medios de comunicación, es un modo de despojarnos y de borrar esa identidad, al decir que fuimos pueblos, que así era antes, como si el ahora ya no valiera ni importara”, criticó.

Aseguró que los pueblos ya no deben de permitir que los gobiernos utilicen la imagen de los pueblos para legitimar políticas de gobiernos que siguen pensando en los pueblos indígenas como objetos o como piezas de museos.

“Es importante que esta lucha cotidiana de sentirse orgulloso por ser indígena no se reduzca a un solo día, sino que debe ser toda la vida y en todo momento”, concluyó.