Hace Astudillo otro cambio; ahora en la Secretaría de Contraloría y Transparencia Foto: Dassaev Télles Adame

Hace Astudillo otro cambio; ahora en la Secretaría de Contraloría y Transparencia

Escrito por  Arturo de Dios Palma y Dassaev Téllez Adame Ene 23, 2018

Designa como encargado al ex auditor general del estado, Arturo Latabán López

Pedro Almazán será quien elija al secretario de Seguridad Pública de Chilpancingo, dice el gobernador


Chilpancingo, 22 de enero. El gobernador, Héctor Astudillo Flores, anunció el cuarto cambio dentro de su gabinete: la salida de Mario Ramos del Carmen, de la Secretaría de Contraloría y Transparencia Gubernamental y designó como encargado de despacho al ex auditor general del estado, Arturo Latabán López.

En conferencia de prensa, Astudillo Flores anunció de manera oficial su tercer cambio dentro de su gabinete, el cuarto, se supo ayer cuando la ex secretaria de Desarrollo Social, Alicia Zamora Villalva, se registró como precandidata como diputada local por el distrito 25 con sede en Chilapa, donde ya fue legisladora en dos ocasiones y alcaldesa.

Astudillo Flores dijo al res-pecto sobre Ramos del Carmen “fuimos compañeros diputados y en este tiempo ha colaborado en una importante ruta con el tema del Sistema Nacional Anticorrupción. Quiero expresarle a Mario Ramos mi más amplio reconocimiento y desear que le vaya muy bien. En su lugar, vamos a nombrar como encargado de despacho a Arturo Latabán”, dijo Astudillo Flores en Casa Guerrero.

Al gobernador se le cuestionó si la salida de Ramos de Carmen podría afectar la relación que mantiene con el dirigente del partido Movimiento Ciudadano (MC), Walton Aburto. Al respecto dijo: “Creo que mis relaciones políticas las mantengo en la misma ruta y nivel, no hay ninguna circunstancia que me limite a mátenlas de la misma manera; yo estoy convencido que debo proceder a fortalecer mis relaciones con todos los partidos políticos, sobre todo por la cercanía del proceso electoral (…), no veo que tenga que disminuirse mi relación con algún partido”.

Ramos del Carmen forma parte del grupo del ex alcalde de Acapulco y ex candidato a la gubernatura Walton Aburto.

El viernes, Astudillo Flores anunció el cambio en su secretaría particular, salió César Armenta y quedó Celia Quiroz Vargas; mientras que en la Secretaría de la Mujer, salió Rosa Inés de la O y se quedó Mayra Martínez.

Pedro Almazán nombrará al encargado de la seguridad

Tras la renuncia del secretario de Seguridad Pública de Chilpancingo, Esteban Espinosa Montoya, el gobernador, Héctor Astudillo Flores, anunció que será el general Pedro Almazán Cervantes, secretario de Seguridad Pública en el estado, quien nombre de manera provisional al encargado de la seguridad en la capital.

El domingo, Espinosa Montoya renunció al cargo. En un comunicado, informó que le entregó al presidente municipal, Jesús Tejeda Vargas, su renuncia de carácter irrevocable al cargo de secretario de Seguridad Pública.

La renuncia, dice en el texto Espinosa Montoya, es para “coadyuvar con el esclarecimiento de los hechos que se investigan relacionados con el desempeño de elementos de la corporación policiaca”.

De acuerdo a documentos filtrados, se supo que el ahora ex secretario de Seguridad Pública de la capital no contaba con la certificación para estar en el cargo. Espinosa Montoya es policía federal y hasta antes de tomar el cargo, era guardaespaldas de Astudillo Flores.

En conferencia de prensa en Casa Guerrero, Astudillo Flores informó que el domingo, a través de una llamada telefónica, el alcalde le notificó la renuncia de su ex colaborador.

Astudillo Flores consideró positiva la renuncia de Espinosa Montoya para que se investigue la presunta participación de agentes en delitos como desaparición y asesinato.

Indicó que será el secretario de Seguridad Pública en el estado quien asigne de manera provisional a un encargado de la Secretaría de Seguridad Pública de Chilpancingo, la cual está fuera de funciones.

Explicó que el grupo de la Policía Estatal que está resguardando la capital forman parte de un grupo que fue preparado para dar seguridad en la Zona Económica Especial de Guerrero, en el municipio de La Unión, en la Costa Grande.

El pasado 4 de enero, la Policía Estatal, la Federal y el Ejército tomaron las instalaciones de la comandancia de la Policía Municipal. Desde ese día, agentes estatales tienen el control de la seguridad en la capital.

Tomaron el control después de que se denunció que agentes municipales participaron en por lo menos siete desapariciones. En particular en los casos de los jóvenes Jorge Arturo Vázquez Campos y Marco Catalán Cabrera, quienes fueron detenidos en las instalaciones de la Feria de Chilpancingo el 31 de diciembre por policías municipales y después de tres días aparecieron muertos en la zona norte de la ciudad.

De acuerdo a la Fiscalía General de Estado (FGE), el policía Nicolás “N” entregó a los dos jóvenes a un grupo armado, después de que salieron de la comandancia de la policía.

De los siete jóvenes que desaparecieron, tres fueron encontrados golpeados, con vida; ellos denunciaron que fueron detenidos por policías municipales.

Mientras que otros dos aún se encuentran desaparecidos. Familiares de unos de ellos, Efraín Patrón, denunciaron que el último contacto que tuvieron con el joven les dijo que estaba siendo detenido por policías municipales.

Hasta el momento, sólo se encuentra en proceso el policía Nicolás “N” y los 109 agentes restantes está encuartelados y en investigación.

La renuncia del secretario no lo excluye de las investigaciones

Por su parte, el presidente municipal de Chilpancingo, Jesús Tejeda Vargas, dijo que aceptó la renuncia del secretario de Seguridad Pública Municipal, Esteban Espinosa Montoya, porque le argumentó que con su renuncia ayudará y facilitará la investigación a la que está sometido junto con los elementos de la Policía Municipal.

Tejeda Vargas mencionó que a pesar de su renuncia, esto no lo exime de las investigaciones que se realizan al cuerpo de la Policía Municipal, al contrario, espera que esto ayude a aclarar las acusaciones que se han hecho a los elementos.

 “De manera operativa la policía se mantiene inactiva y acuartelada desde el 4 de enero”, expresó el edil de Chilpancingo.

Ante las acusaciones que se le han hecho de su presunta colaboración en la desaparición de jóvenes chilpancingueño y no haber hecho cambio de mando en ese órgano municipal, como lo hizo en otras dependencias, expresó que cuando llegó hace tres meses se estaba trabajando con una policía certificada y calificada para sus labores, lo que quiere decir que no sucedan hechos ilícitos como los que se suscitaron las últimas semanas del 2017.

También dijo que no tenía conocimiento de que Espinosa Montoya no había pasado los exámenes de calidad y confianza, dado que la policía trabajaba de manera normal.

Fue hasta que siete jóvenes fueron privados de su libertad cuando supo que no contaba con dicha aprobación.

Jamás se descuidó ningún sector del ayuntamiento, pero a diferencia del alcalde con licencia Marco Antonio Leyva, él jamás fue presionado por el crimen organizado para mantener personal en la Secretaría de Seguridad.

Buscarán opciones para ocupar el cargo de secretario de Seguridad Pública y Protección Civil municipal, pero, mientras la policía siga sin trabajar y acuartelados, no se cubrirá este cargo.

Se buscarán sugerencias incluso al gobierno federal para cubrir este cargo.

 “La Fiscalía debe seguir investigando al cuerpo policiaco hasta dar con los responsables de los crímenes y fincar responsabilidades”, mientras esto no suceda seguirán acuartelados y se espe-rará la respuesta de la Fiscalía.

Aseguró que de ser necesario él mismo acudirá ante la autoridad competente para que se esclarezcan todos los hechos que rodean al tema de la policía municipal de Chilpancingo.

Ante la protesta que realizaron familiares de los policías preventivos, dijo que están en su derecho de manifestarse y se les irá informando de los avances de las investigaciones.