La señora Aida Navarrete pidió ayuda para localizar a su hijo Brian Willy Rayón, quien desapareció el pasado 11 de diciembre en el poblado de Palo Blanco. La señora Aida Navarrete pidió ayuda para localizar a su hijo Brian Willy Rayón, quien desapareció el pasado 11 de diciembre en el poblado de Palo Blanco. Foto: Dassaev Télles Adame

Upoeg desaparece a joven de EU en Palo Blanco, denuncia la madre

Escrito por  Arturo de Dios Palma y Citlal Giles Sánchez Dic 21, 2017

Lo bajaron del taxi en el retén de la autodefensa, pero niegan tenerlo, asegura

Vino a Guerrero a visitar a su familia que vive en Petaquillas, pero me lo desaparecieron, dice

Su esposo, afirma la mujer, también formaba parte de esa policía cuando fue desaparecido y asesinado


Chilpancingo, 20 de diciembre. Aída Navarrete Blanco, madre del joven Bryan Willi Rayón Navarrete, denunció que su hijo desapareció el pasado sábado cuando cruzaba un retén del grupo de autodefensa de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (Upoeg), en la comunidad de Palo Blanco, en Chilpancingo.

En conferencia de prensa, Navarrete Blanco explicó que el pasado sábado su hijo salió de la comunidad de El Ocotito para dirigirse al poblado de Petaquillas.

Cuando pasaba por un retén de la autodefensa de la Upoeg, los armados lo bajaron del taxi en el que viajaba y desde entonces no sabe nada de su hijo.

Bryan Willy Rayón tiene 19 años de edad y, dijo su madre, tiene la nacionalidad estadounidense, es originario de Santa Ana, California y acudió a Guerrero a pasar las vacaciones decembrinas con su familia, “pero me lo desaparecieron”.

De acuerdo al relato de la madre, Bryan Willy llegó el pasado 11 de diciembre de los Estados Unidos para visitar a su familia y a su esposa, que vive en Petaquillas.

La madre dijo que el joven llegó a su casa en El Ocotito y el sábado iba a visitar a su esposa.

Aida Navarrete contó que por sus propios recursos ha investigado dónde desapareció su hijo. Dijo que el taxista le informó que a su hijo lo bajaron los armados en el retén que tienen en la comunidad de Palo Blanco.

“Mi hijo iba en un taxi de Ocotito hacia Petaquillas, al llegar a la base pararon el vehículo y le dijeron sólo a mi hijo que se bajara”, contó la mujer.

Después que lo bajaron, siguió contando, lo metieron en un cuarto y le dijeron al taxista que se fuera. La última vez que lo vio, contó la madre, su hijo llevaba dinero en efectivo por lo menos unos 7 mil dólares.

Aida Navarrete afirmó que ya fue personalmente a preguntar por su hijo al retén de la Upoeg, pero todos niegan haber retenido a su hijo.

Navarrete Blanco reclamó que pidió ayuda en Ocotito y la mandaron con el comandante en turno Benito Diógenes; sin embargo, las dos veces que acudió a buscarlo, su esposa se lo negó, además de que le indicaron que fuera a reclamar a su hijo en el lugar donde lo habían detenido, “desde ese día y hasta ahora no sé nada de él”

Navarrete Blanco dijo que ya interpuso la denuncia en el Ministerio Público (MP) y ante la embajada de Estados Unidos, “pero sólo abrieron carpetas de investigación no me dan respuestas sobre donde pudiera estar mi hijo”.

La mujer contó que el 30 de mayo, su esposo, Marcelino Anota López, también desapareció en un retén de la Upoeg en la comunidad de Las Mohoneras y al día siguiente apareció muerto en el poblado de Dos Caminos.

Su esposo, afirmó la mujer, también formaba parte de la Upoeg cuando fue desaparecido y asesinado.

Navarrete Blanco pidió al gobernador Héctor Astudillo Flores, a la Fiscalía General del Estado (FGE) y al presidente municipal de Chilpancingo, Jesús Tejeda Vargas, que intervengan para que liberen a su hijo.