Imprimir esta página
El ex alcalde de Acapulco y ex gobernador de Guerrero, Zeferino Torreblanca Galindo, durante su plática con integrantes de la asociación civil Vanguardia Cívica Guerrerense, llamada Diálogos ciudadanos. El ex alcalde de Acapulco y ex gobernador de Guerrero, Zeferino Torreblanca Galindo, durante su plática con integrantes de la asociación civil Vanguardia Cívica Guerrerense, llamada Diálogos ciudadanos. Foto: La Jornada Guerrero

“A su tiempo”, decidiré si participo en la contienda de 2018: Torreblanca

Escrito por  Nov 19, 2017

Dialoga el ex gobernador con asociación civil sobre inseguridad y desempleo, entre otros

La solución de problemas sociales no depende de un partido, sino de una buena administración, dice


Zeferino Torreblanca Galindo, ex alcalde de Acapulco y ex gobernador de Guerrero, se reunió con la asociación civil Vanguardia Cívica Guerrerense, dentro de los trabajos denominados Diálogos ciudadanos, se exponen los temas sociales más urgentes por atender.

Ante 70 personas se analizó la inseguridad, el desempleo, el crimen organizado, la oferta laboral que la delincuencia ofrece a diario a los jóvenes, los servicios públicos deficientes, el saneamiento básico, la afectación del medio ambiente, el endeudamiento de la actual administración, la falta de participación ciudadana y las posibles soluciones que en conjunto podrían lograrse.

Sin confirmar ninguna candidatura, por ningún partido y anunciando que él escuchará las propuestas y decidirá si participar en la contienda electoral de 2018, a su tiempo, Torreblanca Galindo escucha cada una de las quejas y propuestas que intensamente los asistentes le anuncian en tono casi de demanda hacia un alcalde electo, recordando su función pública como el primer alcalde de Acapulco no priista de 1999 a 2002 y el primer gobernador por una alianza de izquierda en Guerrero.

Preocupado como cualquier ciudadano declaraó que no puedes sustraerse de lo que sucede en Acapulco, tampoco ofrecer una varita mágica para resolver los problemas porque sería una oferta falsa que quizá siempre y todos los candidatos son capaces de hacer.

Al abordarlo acerca de su candidatura, contesta que su postura es permanente que siempre trabajará en favor de Acapulco, siendo gobernante o no. “No puedo ser sólo espectador, al ver todo lo que sucede en Acapulco. El diagnóstico de Acapulco es general, el mismo que todos tenemos, no varía de Zeferino Torreblanca al ciudadano común”.

–¿Habrá solución? –se le preguntó.

A lo que responde que a participación ciudadana, porque el diagnóstico es aterrador, quien quiera resolverlo debe tener una mística de sacrificio no se resolverá Acapulco. El Buen Fin también es oferta política también, la gente ya no ve la capacidad ni la calidad, sino que ve lo que los político pueden ofrecer para mitigar el momento en seguridad y otros servicios. Acapulco no es un pueblo sin ley, porque ley hay pero no hay autoridad.

–¿Qué partidos se han acercado a Zeferino Torreblanca para que sea su candidato?

–Mi partido es Acapulco, el partido no importa, lo importante es cómo gobernar lo ingobernable. El panorama es complejo pero una buena administración de la casa es la solución. El gasto de la nómina representa 47 por ciento del presupuesto. Algunos no les gusta que les digan la verdad pero el destino nos ha alcanzado como dice la película y cada quien debe entrarle al trabajo, porque el gobierno solo no podrá hacerlo. La actual clase política es mediocre y sola no podrá. En síntesis es un desmadre. Los problemas requieren una buena actuación, una buena administración en una ruta de largo plazo. No es cuestión de partido, sino de buscar que hacemos todos con el único partido que nos interesa a todos: Acapulco.