Ante la violencia, “yo solo no puedo”, se requiere de la sociedad: Torreblanca Foto: Dassaev Télles Adame

Ante la violencia, “yo solo no puedo”, se requiere de la sociedad: Torreblanca

Escrito por  Roberto Ramírez Bravo Abr 24, 2018

Asume el ex gobernador oficialmente la candidatura a la alcaldía de Acapulco por el PT


Al asumir la candidatura a la alcaldía de Acapulco por el Partido del Trabajo (PT), el ex gobernador Zeferino Torreblanca Galindo expresó que ante la violencia “yo solo no puedo” pues dijo que es un tema que requiere la participación ciudadana.

Al contrario, sentenció: “no soy el nuevo Mesías, soy un ciudadano”. Acompañado del dirigente nacional del PT, Alberto Anaya, y del comisionado Victoriano Wences Real, dijo que no obstante él es el único que puede sacar adelante al municipio.

Alberto Anaya señaló que Torreblanca está registrado ante el IEPC como candidato del PT a la alcaldía desde este lunes 23 de abril, cuando sustituyó al candidato que el órgano electoral había dado publicado en su página de Internet, Roberto Ortega.

El ex gobernador dio un discurso en el que asumió que “si hay alguien que puede empezar la recuperación de Acapulco es Zeferino, nadie más”. Sin embargo afirmó que no buscará colgarse de la figura de Andrés Manuel López Obrador porque si bien el candidato presidencial tiene su importancia “Zeferino Torreblanca también tiene su capacidad y perfil y no vengo a ver qué recojo de la votación federal”.

En el salón Plaza 1 del hotel Gran Plaza (antes Crown Plaza) se realizó el acto político. Ahí se presentaron como candidatos a diputados locales los ex morenistas Yair Seraser García y Gabino Solano, la panista Laura Caballero, y quien fuera candidato del Panal a la alcaldía hace tres años, Humberto Aburto Parra. Un grupo de mujeres trabajadoras del sistema Cendi interceptó a Anaya a la salida para reclamarle la entrega de un inmueble que el gobierno del estado entregó al PT pero que no ha sido liberado para trabajar en él.

Torreblanca Galindo en su discurso dijo que el PT es –como en su momento lo fue el PRD- “el vehículo para tratar de lograr esta difícil e importante tarea” de gobernar Acapulco. Aclaró que no está “por capricho ni porque quiera una carrera política”.

Aseguró que Acapulco “está pasando por los peores momentos de su historia”. Dijo que está “tan maltrecho que es ingobernable” y refirió que el puerto no puede ser un laboratorio de experimentos políticos, sino debe tener “un rumbo cierto, una propuesta concreta y realizable, y empezar a recuperar todo el retraso, el rezago y la complicidad en que está comprometida la administración municipal”.

Al término del discurso, hubo una sesión de preguntas y respuestas. A pregunta de reporteros, Alberto Anaya expresó que Torreblanca tiene total libertad para elegir a sus colaboradores. Se le precisó si haría cambios en la planilla de regidores que fue registrada para dar cabida a las propuestas de Torreblanca, y no contestó, pero Torreblanca dijo: “concretamente no hubo ninguna negociación, y lo acaba de decir claramente: ninguna cortapisa, Acapulco está por encima de cualquier circunstancia”.

El salón estaba lleno, con una evidente mayoría de militantes del PT, pero se vio al equipo permanente de Torreblanca: la regidora Gloria Sierra, el ex diputado Damián Terrazas, el también ex diputado Carlos Álvarez, el asesor del gobernador Héctor Astudillo Fernando Donoso, la ex directora del Seguro Popular, Magaly Salinas, el ex director de Comunicación Social, Manuel Nava, entre otros.