“Guerrero, con muchos retos, pero con rumbo”: José Antonio Meade Foto: Raúl Aguirre

“Guerrero, con muchos retos, pero con rumbo”: José Antonio Meade

Escrito por  Roberto Ramírez Bravo Ene 22, 2018

Viene el precandidato a Acapulco a encontrarse con militantes de Nueva Alianza

Entre los asistentes: el gobernador Astudillo, el senador René Juárez y el líder Heriberto Huicochea


El precandidato presidencial del PRI, Verde y Nueva Alianza, José Antonio Meade Kuribreña, afirmó que Guerrero está “muy bien, con muchos retos, pero con rumbo, con camino, con firmeza, con entrega”.

Al participar en un encuentro con militantes del Partido Nueva Alianza (Panal), el precandidato fue cuestionado por los aliancistas con temas como qué fue lo que lo enamoró de su esposa, o cómo le hace para comer una dieta balanceada con el ajetreo de su vida diaria, o si en materia de corrupción tiene cola que le pisen.

El encuentro, denominado De ciudadano a ciudadano, contó con la presencia del gobernador Héctor Astudillo Flores, del senador con licencia René Juárez Cisneros y del presidente estatal del PRI, Heriberto Huicochea Vázquez, quienes no hicieron declaraciones a la prensa.

En cambio, estuvo ausente el aspirante a la alcaldía de Acapulco en ese partido, Rubén Figueroa Smutny, quien se sabe que está enemistado con el gobernador. La presidenta del comité estatal del Panal, Laura Pineda Manzano, explicó que Figueroa Smutny no había asistido porque se trató de una reunión con la estructura de ese partido, y sostuvo que no asistió ningún precandidato. Sin embargo, se le preguntó por Alberto Serna Mogollón, el líder de la comunidad lésbico-gay que fue presentado en el mismo acto en que se presentó Figueroa, en la colonia Postal, como aspirante a una diputación local. Sostuvo que el caso de Serna Mogollón es porque él representa a una comunidad territorial, en el caso del Coloso.

El candidato respondió a todas las preguntas, que fueron moderadas por el dirigente nacional del Panal, Luis Castro Obregón, y que fueron enfocadas, según dijo Pineda Manzano, no a los temas nacionales en los que ha participado el precandidato en sus diferentes encargos públicos, sino a los temas personales. Y así fue. Ello dio ocasión a que Meade Kuribreña hiciera un relato de los esfuerzos que hizo su abuela para sacar adelante a sus hijas con una lavandería, para que contara la historia de su noviazgo con Juana Cuevas, su esposa con la que tiene 23 años de casado, y para explicar que no tiene cola que le pisen porque sus bienes, dijo, se pueden explicar 100 por ciento con los ingresos de los cargos públicos que ha tenido.

Aunque el acto en realidad no era multitudinario, sino más bien con pocas personas, todas representantes del Panal en los estados que conforman la cuarta circunscripción –Guerrero, Puebla, Tlaxcala, Ciudad de México y Morelos– las medidas de seguridad fueron extremas. A los periodistas se les confinó atrás de una valla, como suele hacer el estado mayor presidencial en los actos del Presidente, y no se permitió hacer fotografías más que de un solo lado, pero al final los comunicadores se saltaron esa valla para hacer entrevistas. Fuera del Centro Acapulco hubo rondines de vehículos militares todo el rato que duró el encuentro.

Entre los asuntos no personales que alcanzó a esbozar Meade Kuribeña se encuentra la propuesta de incrementar salario y prestaciones a todos los maestros del país y, ante el comentario de uno de los asistentes en el sentido de que ya nadie cree en los políticos, pidió “que reivindiquemos al servicio púbico, que reivindiquemos la política y que reivindiquemos a los servidores públicos, que no piensan en nada distinto que en cómo transformar la vida de quienes ayudan”.