Imprimir esta página
Escuela intercultural bilingüe de Cochoapa fomenta la vestimenta y la lengua amuzga Foto: Misael Damián

Escuela intercultural bilingüe de Cochoapa fomenta la vestimenta y la lengua amuzga

Escrito por  Misael Damián Ene 27, 2018

En actividad escolar, reconocen a los habitantes que aún portan vestimenta tradicional de la comunidad indígena


Ometepec, 26 de enero. La escuela primaria intercultural bilingüe, Agustín de Iturbide, del pueblo amuzgo de Cochoapa en Ometepec, organizó una actividad en la cual reconoció a los adultos que todavía conservan el traje típico de la localidad, así también hizo que participaran sobre la leyenda, conocida por las demás comunidades de los municipios cercanos, sobre el motivo de la escasez de agua en esta población, una historia contada de generación a generación.

Los maestros, dirigidos por el director de la institución, Francisco Carpio Ramírez, citaron a los habitantes a presenciar una obra donde representaron la leyenda y como testigos de la veracidad de la historia estuvieron los adultos, en su mayoría de la tercera edad, que todavía conservan su vestimenta original, a quienes sentaron en la mesa de honor, como una muestra de la cultura que se quiere preservar, en el caso de la vestimenta, dijo Francisco Carpio.

Fueron los niños de la escuela quienes en la obra personificaron los protagonistas de la leyenda de La Culebra a hicieron –con el apoyo de sus maestros– las viviendas (redondos) hechas con zacate, los cerros, el arroyo, los árboles, la culebra y los tacuates (brujos) de Zacatepec, Oaxaca; luego realizaron la obra con expresión amuzga, mostrando cómo fue que los tacuates se llevaron a la culebra que se encontraba viviendo en medio del cerro del Diablo y del Tecomate y, que el motivo fue por la molestia porque en su paso por la comunidad no se le vendió ni regaló tortillas, según se cuenta.

Lo ancianos en su participaron contaron anécdotas de sus abuelos sobre este hecho, quienes afirmaban sabían que se encontraba una culebra que daba agua a la comunidad, puesto que hace cientos años pasaba un arroyo extenso en medio del pueblo y que sus antepasados vieron que unos 12 vecinos de la comunidad de Zacatepec, del estado de Oaxaca se llevaron la culebra (que medía entre 15 y 20 metros de largo, según se cuenta) cuando venían de regreso a una visita que hicieron a la iglesia de Igualapa, en pos días del festejo del Señor del Perdón.

Pedro García, un anciano de 80 años aproximadamente, en su participación dijo que la leyenda se la contó su abuelo y que así ha prevalecido de generación en generación, por lo que las comunidades vecinas cuentan lo que pasó en la comunidad que, actualmente tiene escasez de agua. Los ancianos exhortaron a los maestros y a las familias a que contribuyan para que la vestimenta se conserve y que la lengua no se pierda.

En sus anécdotas los adultos coincidieron en que la historia es cierta, por eso poco a poco se fue secando el arroyo, hasta quedar solo rocas donde pasaba.

Carpio Ramírez explicó que el propósito fue preservar la lengua materna de la población, que es la lengua Ñomndaa (amuzga), al igual para la vestimenta, como parte de la identidad como indígena que son los miembros de la comunidad.