SEG: los mismos problemas

Escrito por  Ago 22, 2017

Conflictos educativos que se estuvieron presentando en varias zonas de la entidad y que se habían desactivado eventualmente por el periodo vacacional resurgieron al empezar el ciclo escolar 2017-2018.

En Taxco, durante más de tres horas, padres de familia bloquearon la arteria principal para exigir al titular de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG), José Luis González de la Vega Otero, la reposición de dos maestros que se jubilaron en la primaria Juan Ruiz de Alarcón.

Los inconformes mantuvieron una manta denunciando que la SEG, desde marzo, no les respondió a sus demandas, lo cual evidenció que el problema no es nuevo.

En Costa Grande, las 11 escuelas que integran la zona escolar 72 de nivel primaria, cuya jurisdicción abarca Atoyac y San Jerónimo, no comenzaron el nuevo ciclo escolar; los docentes se negaron a laborar en protesta por la falta de 30 maestros en varios planteles, situación que se arrastra desde el ciclo pasado y que, dicen los inconformes, la SEG se ha negado a resolver.

En Tlapa, trabajadores de cuatro zonas de escuelas secundarias técnicas tomaron por asalto las oficinas regionales de la SEG para exigir el pago de adeudo de horas laboradas hace más de cinco años.

Por otro lado, en el mismo municipio de Tlapa, padres de familia de la escuela primaria Gregorio Díaz García impidieron el ingreso de la directora del plantel y de otra profesora, a quienes pidieron que ya no se presenten más, pues sólo habían ocasionado pleitos y divisiones.

El asunto no es nuevo; sino que es de años, se quejaron los padres.

Habitantes de la sierra protestaron en Chilpancingo en reclamo de maestros.

El comienzo del ciclo no fue, pues, aterciopelado, como se habría esperado, debido a que los responsables de la SEG no han querido o no han tenido la capacidad de solucionar los conflictos.

Al menos, de los que surgieron ayer, ninguno es nuevo; en el caso específico del faltante de maestros, González de la Vega ha dicho que hay suficiente personal para suplirlos; se ha comprometido, incluso, a enviar los faltantes, pero los docentes sencillamente no llegan.

A pesar de los numerosos problemas escolares, muy añejos algunos, González de la Vega cuenta con todo el respaldo y la condescendencia del Poder Ejecutivo, mismo que no se ha ocupado en exigirle que se emplee a fondo en su responsabilidad.

Los problemas de ayer evidencian que el renglón educativo seguirá siendo una piedra en el zapato de la administración estatal; no obstante, ningún vislumbre hay de que se vaya a proceder a corregir la ausencia de autoridad en esa secretaría.