Comunitarios y autodefensas

Escrito por  Ago 09, 2018

Si algo queda claro respecto de las policías de autodefensa creadas, en los casos más antiguos, mientras Ángel Aguirre Rivero gobernaba la entidad, es que fueron organizadas a toda prisa –ante la urgencia que exigía la elevadísima criminalidad– y sin claridad en cuanto a los mecanismos con que debían operar para no apartarse de sus objetivos declarados.

Hoy es evidente que, más que ser parte de la solución al brete de la inseguridad pública, son parte del problema. Algunos grupos no sólo patrullan las comunidades, sino que salen a las carreteras, donde instalan retenes para inspeccionar los vehículos de los usuarios, y han llegado a disparar a quienes no se han detenido en ellos, sin contenerse por el hecho de que sean familias de turistas las ocupantes de los automotores.

Otros se han enzarzado en conflictos sangrientos e interminables con grupos de autodefensa contrarios, con una creciente lista de víctimas mortales.

Unos más se han radicalizado al extremo de lanzarse a la aventura de apoderarse de oficinas de gobierno, sobre todo palacios municipales, algunos con violencia innecesaria, en una clara muestra de confusión acerca de las tareas y las obligaciones que se echaron a cuestas.

Un buen número de ellos han hecho tratos con grupos que operan fuera de la ley para cometer crimen organizado.

Y hay algunos como los que el viernes pasado abusaron de su poder, violaron los derechos humanos, golpearon, lesionaron, dispararon y aterrorizaron al ciudadano Alberto González Justo, en Marquelia, lo que enardeció a la población y motivó el bloqueo a la carretera de Costa Chica.

Hoy un clamor recorre las comunidades del estado: que salgan las autodefensas, pues los vecinos ya no saben qué resulta peor, si esos grupos civiles armados o los criminales.

Sin embargo, si se observa el desempeño de las policías comunitarias originales, las que se constituyeron en apego a los criterios que hace más de 20 años estableció con todo detalle la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (Crac), se verá que el experimento puede funcionar.

¿Por qué la comunitaria de la Crac sí funciona, y las otras no? La diferencia estriba en el método de selección de los policías. En el esquema de la Coordinadora, los agentes son elegidos en asamblea de su comunidad, por sus vecinos, quienes los conocen y a quienes ellos conocen, y ante quienes se comprometen a velar por el orden, la justicia y la paz.

La diferencia parece poca, pero esa poca diferencia lo es todo. n