Los astros se alínean

Escrito por  Ago 08, 2018

Mientras en Estados Unidos se extiende con rapidez la despenalización del consumo lúdico de la mariguana, el presidente de ese país, Donald Trump, se arroga el derecho de advertirle al gobierno de México –que está entre los países que van a la zaga en esa marcha mundial– que él no puede permitirlo, como si se tratara de dar órdenes en su traspatio.

A pesar de ello, para utilizar un símil con la astrología, en nuestro país los astros se alínean precisamente en ese sentido: la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha concedido ya cuatro de los cinco amparos necesarios para estar en condiciones de declarar la inconstutucionalidad de la prohibición del consumo de la mariguana.

Si esto llega a ocurrir –y todo indica que así será en breve–, entonces el Poder Legislativo estaría obligado a derogar la prohibición y legislar para la despenalización.

Y por otro lado, las instituciones de Guerrero se han colocado a la vanguardia en el país en lo que se refiere a iniciativas para despenalizar el uso medicinal de la amapola. Este lunes, el diputado local del PRI Héctor Vicario Castrejón informó a la prensa que los legisladores “ya estamos preparando el dictamen a efecto de que podamos aprobarlo y enviarlo a la cámara federal”.

Y si la actual legislatura federal no diera luz verde a la iniciativa, la siguiente sería más proclive a ello, pues es de esperar que la primera minoría, que es Morena, haría mancuerna con el presidente Andrés Manuel López Obrador en ese sentido.

Esta acción de los diputados locales es consecuencia de una postura que hace dos años hizo pública el gobernador Héctor Astudillo Flores, sobre la necesidad de despenalizar el uso medicinal de la amapola que se produce en Guerrero, para aprovechar los beneficios de la planta y para reducir el índice de criminalidad derivado de su prohibición.

Por su parte, la ex ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y nominada para secretaria de Gobernación en la próxima admnistración federal, de López Obrador, Olga Sánchez Cordero, no quita el dedo del renglón en cuanto a la simpatía del próximo equipo de gobierno con la idea de despenalizar ambas drogas, la mariguana para uso lúdico –además del ya aprobado uso medicinal– y la amapola para uso exclusivamente medicinal.

Ambas medidas, argumenta con razón la doctora, no sólo respetarían el derecho individual a decidir libremente qué hacer con la vida privada, siempre y cuando no afecte a terceros, sino que también aliviaría la presión que hoy gravita sobre las autoridades para mantener la prohibición, aun a costa del baño de sangre que ha sufrido el país en la última década.

Parece que los astros se alínean. n