Incertidumbre periodística

Escrito por  Jun 08, 2018

Buena ocasión fue la de ayer, el Día de la Libertad de Expresión, para que los periodistas guerrerenses plantearan, sobre todo, su exigencia de justicia para colegas asesinados y el respeto de las autoridades a la actividad periodística, así como garantías para el desempeño de su tarea.

La ocasión no fue motivo de fiesta, sino más bien de preocupación por lo cada vez más riesgoso resulta llevar a cabo el trabajo periodístico.

En Altamirano los colegas fueron claros al exponer que entre ellos predomina el miedo por las amenazas vertidas cuando a alguien incomoda alguna información en esa región calentana.

La penetración del crimen organizado ya no permite definir si los amagos proceden de la delincuencia o de servidores públicos, que bien han aprovechado la violencia para amedrentar a periodistas de tal forma que aprente ser maniobra de otro tipo de delincuentes.

Similares pronunciamientos se suscitaron en ciudades como Taxco, Chilpancingo y Acapulco, donde los periodistas realizan su labor bajo su propio riesgo.

En Acapulco, se condenó las agresiones contra miembros del gremio en el estado, entre ellas la perpetrada contra el corresponsal del periódico El Sur en Chilapa, Luis Daniel Nava.

El representante del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa sección 25, Roberto Ramírez Bravo, destacó que en Guerrero, 10 periodistas fueron asesinados durante el gobierno de Zeferino Torreblanca Galindo y dos en lo que va de la administración del gobernador Héctor Astudillo Flores.

Fue, pues, ocasión para evidenciar preocupación al mismo tiempo que indignación por la impunidad que prevalece en torno a los ataques contra periodistas.

En cada evento quedó de manifiesto entre los colegas la necesidad de conducirse con suma responsabilidad en el desempeño del trabajo periodístico, así como extremar precauciones y medidas personales de seguridad para reducir los riesgos ante la incapacidad, omisión y falta de voluntad de las autoridades para cumplir con su obligación y la creciente ola de inseguridad y violencia que ha rebasado a la esfera gubernamental, con la sospecha de encontrarse inmiscuida. n