Ilegalidad galopante

Escrito por  Jun 07, 2018

Según cálculos del presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso del Estado, Héctor Vicario Castrejón, para julio próximo, transcurrido ya el proceso electoral, se estará aprobando la Ley Número 701 de Reconocimiento, Derechos y Cultura de los Pueblos y Comunidades Indígenas del Estado de Guerrero, que se encarga de normar, entre otras organizaciones, la operación de las policías comunitarias.

Vicario Castrejón aseguró que ya están trabajando en el dictamen para modificar el artículo 14 de la Constitución Política del Estado de Guerrero y a partir de ahí aprobar la nueva ley que va a sustituir a la 701, misma que debió haber sido aprobada a principios de 2017.

El legislador asegura que, mientras tanto, “sigue teniendo vigencia la actual Ley 701”.

No obstante, el 24 de abril pasado, el recién designado titular de la Secretaría de Asuntos Indígenas y Comunidades Afromexicanas (SAICA), Javier Rojas Benito, sostuvo que las actividades que realizan organizaciones indígenas y afromexicanas sustentadas en la Ley 701, están fuera de la ley, puesto que hubo reformas en los artículos donde se sustentaba la llamada también ley indígena.

Rojas Benito, que ostenta doctorado en derecho, sostuvo que la Ley 701 es obsoleta; por lo que urgió al Congreso a realizar las reformas correspondientes.

Puntualizó: “Si nos vamos a estricto derecho, la Ley 701 está obsoleta en el sentido de que su artículo primero dice que es una ley reglamentaria del artículo 10, que se refiere a la Constitución que ya se reformó; el artículo 10 actualmente dice otra cosa, tiene otra esencia, que forma parte del capítulo previsto para pueblos indígenas y comunidad afromexicana pero su esencia es diferente”. El caso es que, vigente u obsoleta, decenas de grupos de civiles autollamadas policías comunitarias o autodefensas, operan acusándose mutuamente de servir al crimen organizado.

A pesar de que el mismo gobierno ha informado públicamente que no se ocupan de proteger a los pueblos a los que pertenecen, sino que protegen otros intereses, por un lado, por otro, la misma autoridad ha reconocido reiteradamente que muchos de esos grupos no reúnen los requisitos para funcionar como se ostentan.

Pese a ello, les han concedido y les siguen concediendo, absoluta libertad e impunidad para que sirvan a los intereses que mejor les convenga. n