Cada quien en su nube

Escrito por  Jun 06, 2018

Tiene sentido la propuesta del arzobispo de la diócesis de Acapulco, Leopoldo González González, respecto a que los candidatos a puestos de elección popular presenten una sola estrategia en materia de seguridad.

González González no es un ciudadano común; se trata de un líder social, un prelado de alta jerarquía en la Iglesia católica y de peso entre la feligresía, cuyo sentir recoge, hace suyo y exterioriza buscando eco entre quien corresponda con ánimo de hallar soluciones.

Salvo Joaquín Badillo Escamilla, candidato a alcalde de la coalición Por Guerrero al Frente, ningún aspirante hizo caso de lo declarado por el clérigo.

Si se trata de la orden judicial de reponer el proceso y crear una comisión de la verdad sobre el caso Ayotzinapa, dos o tres abordaron el tema, y hasta eso porque fueron abordados por reporteros, prácticamente los obligaron.

Los señores candidatos buscan la aprobación popular, pero cada quien anda en su nube; se desentienden de los problemas sociales y se concretan en manejar su propio rollo, el mismo sonsonete, repetitivo y estridente.

La inseguridad pública y la violencia son un flagelo que lastima día a día a la población; por tanto, la gente quiere oír cómo piensan combatirlas, no solamente quieren saber que las atacarán.

De ahí que el arzobispo lanza la idea de que la casi docena de aspirantes a representar a los acapulqueños se sienten a la mesa e intercambien puntos de vista respecto a cómo piensan hacerle.

Empero, la verdad es que ni ellos mismos saben.

Bien dijo el secretario general de Gobierno, Florencio Salazar Adame: “el tema de la estrategia de seguridad lo tratan los que son especialistas en eso, como son los que están al frente de la Secretaría de Seguridad Pública, de las fuerzas armadas”, pero resulta –vale agregar– que, si saben, no pueden con el paquete.

Luego entonces, si ni los especialistas del gobierno federal, ni los del estatal han podido corregir el problema, y siendo estos mismos con quienes los nuevos alcaldes se apoyarán, interesante sería saber cómo piensan hacerlo los ediles entrantes, que, para esta encomienda, heredarán policías sin certificación, ni capacitación, bajo sospecha de servir mas bien al crimen organizado en vez de proteger a la sociedad. n