Buscando al fiscal

Escrito por  May 15, 2018

Comparecieron ayer ante el Congreso local, los componentes de la terna propuesta por el gobernador, Héctor Astudillo Flores, para ocupar el puesto de titular de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Ante los diputados de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), los abogados José Balbuena Herrera, Jorge Zuriel de los Santos Barrila y Salomé Gutiérrez Aguirre, expusieron sendos proyectos sobre el trabajo que harían.

Poco importante puede ser lo que hayan dicho; lo más importante es lo que el elegido vaya a hacer en el terreno de la práctica y los hechos; dado las circunstancias que atraviesa Guerrero, el cargo es un desafío puesto que no hay castigo para los delincuentes y la Fiscalía arrastra una imagen desastrosa por su carencia de resultados.

El cambio de titular podría ser, si los poderes Ejecutivo y Legislativo se lo proponen, el parteaguas a partir del cual los guerrerenses encuentren finalmente el oasis donde puedan abrevar la justicia tan anhelada.

Puede ser la coyuntura para dejar en el pasado el condicionamiento de la entrega de hojas para el levantamiento de una denuncia en el Ministerio Público o, por citar otro ejemplo, la eliminación de las “mochadas” exigidas en la Policía Ministerial para comprar gasolina si quiere el denunciante que su caso sea investigado, lo que, desde luego, deberá ir aparejado al mejoramiento de los sueldos del personal, pues de no ser así, no dejará de ser mero ilusionismo estéril.

Los tres candidatos aseguraron que implementarán estrategias para revertir la corrupción que hay al interior de la FGE, para recuperar la credibilidad y confianza de la sociedad en la institución, así como para capacitar y mejorar las condiciones laborales de los trabajadores.

Este día, el Congreso definirá quién será el fiscal; aunque ayer mismo, el diputado Silvano Blanco Deaquino, dijo a Zuriel de los Santos: “ya sabemos que usted será el próximo fiscal”; también le restregó que no tiene ni idea de lo que es ser fiscal en Guerrero.

Hoy se sabrá si el legislador tenía o no razón en cuanto a la designación, y no pasará mucho tiempo para tener una idea respecto a si el nuevo funcionario será capaz de dar a la FGE el giro esperado por la sociedad, porque de impunidad y corrupción, harta está. n