Un peligro acecha

Escrito por  May 11, 2018

A unas cuantas horas de que comience oficialmente la temporada de lluvias, Hugo Arizmendi Herrera, ex vicepresidente del Colegio de Ingenieros Civiles de Guerrero y miembro de la comunidad politécnica de Acapulco, advirtió que las estructuras de las presas gavión y cauces pluviales del puerto no están listos en 100 por ciento.

Recordó el especialista que existe la advertencia desde 1988, tras el paso del huracán Pauline en octubre de 1997, de que estas estructuras deben ser reparadas y reciban mantenimiento de forma constante.

Sin embargo, no obstante la tragedia, se ha ignorado esta situación.

Cada año, es cierto, se limpian de basura y acumulamientos de rocas y maleza los canales, pero el caso de las presas se pasa por alto; por tanto, a lo largo de los años en ellas se han acumulado árboles, arena, lodo y piedras, convirtiéndose en un peligro para colonias, viviendas y personas que viven en partes más bajas, pues en un momento dado el agua busca una salida, y puede surgir una catástrofe como la ocurrida en el Pauline.

Es de esperarse que la advertencia del profesionista sea atendida por el ayuntamiento a fin de que, si le corresponde al municipio, se encargue de corregir este descuido y si toca a otra dependencia haga las gestiones para los arreglos y no vaya a esperar que ocurra otra tragedia para intervenir.

Los canales pluviales, por otro lado, no se encuentran del todo listos como consecuencia de que los encargados dejan a última hora el cumplimiento de su responsabilidad. Igual ocurre con el río de La Sabana. Ni indicio alguno hay de que vayan a empezar a desazolvarlo.

El año pasado y el antepasado comenzaron a limpiarlo ya iniciada la temporada; en el transcurso de la misma varias veces cundió la alarma entre los vecinos porque en repetidas ocasiones estuvo a punto de desbordarse e inundar las viviendas.

Desde 1997 en que Pauline convirtió en un océano las colonias cercanas al afluente, los habitantes no viven tranquilos durante las lluvias, pues la zona se ha inundado ya en dos ocasiones más, y temen que en cualquier momento pueda ocurrir otra vez, mientras que municipio, estado y Federación duermen sin sobresaltos. n