Vuelo rasante de Aguirre Rivero

Escrito por  May 02, 2018

No pasa inadvertido que para el ex gobernador Ángel Aguirre Rivero una de sus mayores preocupaciones sigue siendo sacudirse las sospechas de que tuvo responsabilidad en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

En principio, manejó la versión de que varias veces reportó al gobierno de la República lo que estaba ocurriendo en Iguala en torno al a la sazón presidente municipal, José Luis Velázquez Abarca, pero no le hicieron caso.

Velázquez Abarca era señalado como responsable de la desaparición de los jóvenes; incluso, cuando lo detuvieron, entre muchos había la creencia de que había sido por esa razón, cuando en realidad su aprehensión se debía al asesinato del luchador social Arturo Hernández Cardona.

No se descarta que los señalamientos de Aguirre Rivero en ese sentido, que perjudicaban al gobierno federal porque lo colocaba en el papel de omiso, influyeron para que dejara la gubernatura y posteriormente, cuando empezó el movimiento político sobre las elecciones para gobernador, le impidieran participar en el juego, llegándose a detener a funcionarios estatales familiares suyos como medida de presión para someterlo, ante su insistencia de participar.

En la actualidad, el ex mandatario intentó buscar una diputación, pero los padres de los 43 se lo impidieron literalmente, al boicotear su arranque de campaña y amenazar con impedirle la realización de nuevos actos proselitistas.

Durante el actual inicio de campañas de candidatos a diputados, Aguirre Rivero reapareció en Chilpancingo, donde, entre otros puntos, habló de que “la confianza de los padres de los desaparecidos hacia su persona ha cambiado y es mucho mayor que hace 43 meses”, tiempo en que, en realidad, hay que decirlo, lo veían y trataban como responsable de la tragedia. ¿Cuál confianza, pues?

El ex jefe del Ejecutivo estatal continúa aparentemente distanciado del grupo en el poder; tan es así que ha insistido públicamente en que su voto será por el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, abanderado por la coalición Junto Haremos Historia, integrada por Morena, PES y PT.

Habrá que esperar hasta dónde lo dejan llegar, pues es obvio que no ha recibido el perdón de la élite en el poder y mientras no le retiren la camisa de fuerza, podrá venderse como un excelente ciudadano y gran gobernante, y así sus paisanos lo adoren, seguirá sin levantar el vuelo; no obstante, la política como la vida misma, suele presentar cambios vertiginosos. n