Cambio saludable

Escrito por  Abr 03, 2018

Producto tal vez de una trepanación; quizás, del psicoanálisis o a lo mejor simplemente de una reflexión profunda, concienzuda o estratégica, la candidata a senadora de la alianza por México al Frente, Beatriz Mojica Morga, ha dado un giro de 360 grados a su actitud frente al gobierno del estado.

Desde la pasada campaña por la gubernatura del estado, Mojica Morga había sostenido una actitud de ataque sistemático, ininterrumpido, sin tregua, contra quien se llevó el triunfo en las elecciones, Héctor Astudillo Flores.

No le veía una sola virtud, ninguna acción de gobierno digna de aplauso, nada le parecía; lo seguía acusando de corrupto y hasta de tener trato con el narcotráfico, sin aportar elemento alguno con que soportar sus acusaciones, que bien pudieron haber dado cauce a una demanda penal.

No obstante ser secretaria general del Partido de la Revolución Democrática (PRD) nacional, Beatriz Mojica no hacía declaración alguna contra ningún otro gobernador que no fuera Astudillo Flores; cada vez que visitaba Guerrero arremetía contra el gobernador, quien, en respuesta, asumía invariablemente una postura de prudente silencio, colocándose a una altura a la que su agresora no podía llegar.

Beatriz Mojica sufrió este domingo una transformación en una candidata inteligente, con una mentalidad diferente, al declarar que como senadora sería una aliada del gobernador si hace bien las cosas, a lo que, con seguridad, habría que adelantar que el jefe del Ejecutivo estatal preferiría olvidar agravios pasados para sumar un apoyo más para llevar a feliz término su programa de gobierno.

No se está diciendo que debe someterse al gobernador, no se trata de que le aplauda aciertos y errores, sino de que, aun siendo de partidos diferentes, sea que quien sea el senador, haga alianza con el mandatario para beneficiar a Guerrero.

Expresa Beatriz que será aliada del gobernador si hace bien las cosas. Nadie, habrá que decirlo, está esperando que quien se convierta en senador, se convierta en su incondicional, ni en su cómplice.

Habrá que apoyarlo a sacar adelante el trabajo bien hecho y habrá que cerrarle el paso cuando vaya a cometer un acto indebido.

Habrá que aplaudir el cambio de Beatriz Mojica, pues los guerrerenses desean un trabajo conjunto no una fusión de complicidades. Es de confiarse que Astudillo Flores trabaje de manera armoniosa con cualquier candidato del partido que sea que resulte ganador, puesto que no se trata de Astudillo, ni de Beatriz, ni de ningún otro candidato, sino de Guerrero. n