Imprimir esta página

La Parota, proyecto en curso

Escrito por  Ene 29, 2018

No parece casual que en la reunión que lleva a cabo en Acapulco la Asociación Mexicana de Hidráulica haya tocado el tema de la presa La Parota, respecto a la cual defendió el proyecto de construirla argumentando que “debido al cambio climático habrá una crisis de agua en los próximos años y que la hidroeléctrica ayudará en el almacenaje” y a controlar lo que llamaron  “sistema de retorno”.

Si no se construye La Parota, afirmó el investigador Humberto Marengo Mogollón, “Acapulco no tendrá la regulación del agua, ni el crecimiento que el puerto necesita”. Sugieren, por otra parte, controlar al río Papagayo para evitar inundaciones como la que causó la tormenta tropical Manuel en 2013.

Y no parece casual si se toma en cuenta que el pasado día 7, la incursión de las policías Estatal y Federal, así como el Ejército, a raíz de una balacera, descabezaron al Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a La Parota (Cecop), al detener a sus dirigentes, Marco Antonio Suástegui Muñoz y a su hermano, Vicente de los mismos apellidos, además de desmantelar a la Policía Comunitaria, 25 de cuyos miembros se encuentran detenidos y vinculados a proceso.

Para el Centro de Derechos Humanos Tlachinollan, “estas acciones reflejan la polarización de las comunidades fomentada por personajes solapados por el gobierno que tienen intereses económicos y de otro tipo en la región, que quieren arrebatar la tierra y sus recursos a los campesinos, y que buscan erradicar de cualquier modo el esfuerzo de seguridad y justicia comunitaria emanada de los pueblos indígenas. En concreto, estas personas fabricaron divisiones intracomunitarias para avanzar el proyecto hidroeléctrico de la presa La Parota”.

Reforzó: “Aunque los esfuerzos del Cecop, acompañados por organizaciones de la sociedad civil y la comunidad internacional, lograron suspender este proyecto, este operativo letal marca un hito para su reactivación”.

Es evidente que, en realidad, el gobierno nunca ha renunciado al proyecto; incluso se ha manejado que en los presupuestos anuales se ha incluido la partida correspondiente a la ejecución de la obra, y en algún momento, aunque cambiándole nombre, ha deslizado el propósito de llevarlo a cabo.

Paralelamente, tampoco ha cedido en su propósito de vencer la oposición de los habitantes de las poblaciones que resultarían afectadas por el embalse; por consiguiente, para Tlachinollan, la operación del 7 se de enero conduce a la realización de la hidroeléctrica.

Debilitado el Cecop con esta acción y, por consiguiente, la defensa de las tierras y la oposición a las obras, ejidatarios y defensores de derechos humanos permanecen atentos a lo que pueda sobrevenir. n