Violencia: todos cumplen, pero no hay solución

Escrito por  Dic 22, 2017

Más certera, contundente y profunda no pudo haber sido la estocada asestada por el gobierno federal a los estados y municipios donde azota la violencia.

Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, hundió la espada hasta la empuñadura cuando expresó que la Federación está haciendo su trabajo y los gobiernos locales, no.

Al encabezar la ceremonia Mérito y Reconocimiento 2017 en el Centro de Mando de la Policía Federal, convocó a los gobiernos estatales y municipales a cumplir con su obligación constitucional y fortalecer sus corporaciones policiacas para enfrentar la difícil situación de violencia que enfrenta el país.

Fue más a fondo al puntualizar: “… nosotros hemos cumplido con lo que nos ha tocado en la responsabilidad del gobierno de la República, pero que acompañamos también a lo local. Y en lo local tienen que hacer su parte.

Atajó: No puede seguir pasando el tiempo esperando una reforma legal que se presta a politizarla, como ha sucedido con el tema de la policía estatal o mando único o mixto, y que con ello se aleje de la responsabilidad que constitucionalmente se tiene en lo local y en lo municipal. Mientras se discuten en otros lugares, aquí seguimos preparando de la mejor manera a nuestra institución (la Policía Federal) y lo mismo debe de pasar en estados y municipios. Nuestra PF y nuestras fuerzas armadas no pueden seguir haciendo el trabajo que corresponde a las corporaciones locales.

Habrá que precisar, no obstante, que no es la primera vez, aunque no con tanta claridad y de manera más directa, que Osorio Chong restriega a estados y municipios su incumplimiento, punto que incluso ha subrayado el presidente Enrique Peña Nieto.

Mientras tanto, en Guerrero se intenta ganar tiempo con el Pacto por la Seguridad al que no se le ve ni forma ni fondo; el gobierno estatal aseguró que estaría concluido en diciembre, y que en él se espera que participen legisladores, alcaldes, organismos empresariales y sociales, iglesias y partidos políticos, pero a pesar de que está por terminar el mes, no se ve claro ni en qué consiste ni cuál será el papel de los firmantes.

Nada sencillo resulta el problema de la violencia, y si el gobierno federal afirma que está haciendo su parte, si municipales como el de Acapulco juran que están haciendo lo que le corresponde y el estatal afirma que está realizando su mejor esfuerzo, querrá decir que no se vislumbra ninguna solución, pues supuestamente todos cumplen son su papel, pero la sangre sigue corriendo incontenible. n